Venezuela invertirá más en sectores de energía y construcción, dice el ministro

  • Caracas, 24 mar (EFE).- El Gobierno venezolano seguirá con su política social e inversiones, aunque con prioridades en los sectores agroalimentario, energético y de la construcción, dijo el ministro de Planificación y Desarrollo de Venezuela, Jorge Giordani.

La adquisición de la filial de Santander se hará "en los mejores términos", dice el ministro

La adquisición de la filial de Santander se hará "en los mejores términos", dice el ministro

Caracas, 24 mar (EFE).- El Gobierno venezolano seguirá con su política social e inversiones, aunque con prioridades en los sectores agroalimentario, energético y de la construcción, dijo el ministro de Planificación y Desarrollo de Venezuela, Jorge Giordani.

"No esperen los adversarios de este Gobierno que va a cambiar la línea política", afirmó el ministro en una entrevista con Efe, en la que estimó que se han tomado las medidas "necesarias" para hacer frente a la crisis económica y que el impacto inflacionario de la subida de tres puntos del IVA será "breve".

"Tenemos el objetivo claro: inclusión social y defensa del empleo", manifestó Giordani, al comentar las prioridades del Gobierno del presidente Hugo Chávez, quien anunció el sábado un conjunto de acciones para paliar la disminución de los ingresos del país generada por la caída del precio del petróleo.

El plan incluye un recorte del presupuesto fiscal de 2009 del 6,7 por ciento, basado ahora en un precio del barril de petróleo en 40 dólares en lugar de los 60 antes fijado, un incremento del Impuesto al Valor Agregado (IVA), que pasa de 9 por ciento a 12, y un aumento del endeudamiento público interno.

Los partidos de oposición venezolanos y la patronal han considerado erróneas o insuficientes las medidas y alertado que el aumento del IVA generará aún más inflación cuando el IPC cerró el 2008 en un 30,9 por ciento.

"El impacto inflacionario será breve", dijo Giordani, al subrayar que sólo "se aumenta una vez" el índice impositivo y recordar que ese impuesto estaba en 16 por ciento hace unos años y se bajó cuando el petróleo, principal fuente de ingresos, tenía un alto precio.

Asimismo, insistió en la necesidad de una mayor supervisión de la recaudación de impuestos y agregó que en el caso de los puertos, que han pasado bajo control del Gobierno central, "también va por allí, cada reyesito tenía el control de los puertos".

Giordani destacó asimismo la lucha del Gobierno por frenar la inflación, que tiene "un componente de inercia", y la esperanza de reducirla este año, al tiempo que desestimó la opción de la devaluación, que pronosticaban algunos sectores.

"El primer motor de la economía venezolana siempre ha sido la política petrolera... el segundo, la construcción, ahora la (construcción de) vivienda, que resuelve un problema social" y genera empleos, indicó.

Giordani manifestó que hay "mucha tela que cortar" al hacer referencia a "contratos y proyectos con sobrecargo, extensión de pedidos de empresas transnacionales reconocidas, sobreprecios...".

Señaló las solicitudes de dólares del sector privado para las importaciones -sujetas a las autorizaciones de divisas debido al control de cambios- y dijo que "se está estudiando la revisión de algunos productos".

El ministro recordó el crecimiento económico del país de los últimos años -del 10 e incluso 12 por ciento- y consideró que era "demasiado": "Un exceso de crecimiento, eso se paga también".

Sobre los planes de inversión del Gobierno, dijo que "los proyectos no se han parado", aunque algunos programas "se detienen un poco más".

Destacó también la reducción de gastos suntuarios dentro del recorte del presupuesto fiscal.

"El Gobierno aprieta pero no ahorca", subrayó, antes de insistir en que "lo fundamental es el empleo".

Asimismo, señaló "las alianzas internacionales", como las "relaciones estratégicas con China", que permiten llevar a cabo el financiamiento de proyectos y planificar iniciativas como la del desarrollo del "eje norte llanero", zona central del país.

Sobre las medidas adoptadas, Giordani consideró que "la deuda es manejable" y añadió que "el crédito a nivel internacional está mucho más difícil".

Giordani, que volvió a asumir el mes pasado la cartera de Planificación que ocupó anteriormente y ha regresado también al directorio del Banco Central (emisor), aboga por un mayor acercamiento y coordinación del Ejecutivo y la entidad financiera.

A las críticas de partidos de la oposición, anteriormente gobernantes, el ministro recordó que preconizaban medidas como la devaluación o el alza del precio de la gasolina.

"Aquí se acostumbran a envolver las cosas... paquetes.. Tal vez es lo que querían que ocurriese", comentó.

"El capitalismo rentístico colapsó, no la renta petrolera", dijo Giordani, quien explicó cómo desde 1998 esta renta, que "iba al exterior", empezó a "ser captada" y sirvió para "pagar la deuda social", con inversión en los programas y en infraestructuras.

El ministro reconoció que la gasolina es "regalada" en Venezuela, pero advirtió que tiene "el impacto del 'caracazo'", en alusión al estallido social ocurrido hace 20 años tras unas medidas económicas que incluían el aumento de la gasolina y el transporte.

Sobre si las medidas tomadas son suficientes, respondió "¿quién lo puede decir?" al subrayar que hay que tener en cuenta "el origen, la naturaleza, la profundidad de la crisis, su duración, sus consecuencias..."

Y añadió, citando un dicho de la India: "Predecir es difícil... sobre todo el futuro".