Correa no descarta someter a consulta popular el caso del campo petrolero ITT

  • Quito, 21 feb (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no descartó hoy someter a consulta popular la posibilidad de explotar el campo Ishpingo Tambococha Tiputini (ITT) si hasta junio próximo no se ha detectado apoyo internacional para dejar el petróleo en tierra.

Correa no descarta someter a consulta popular el caso del campo petrolero ITT

Correa no descarta someter a consulta popular el caso del campo petrolero ITT

Quito, 21 feb (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, no descartó hoy someter a consulta popular la posibilidad de explotar el campo Ishpingo Tambococha Tiputini (ITT) si hasta junio próximo no se ha detectado apoyo internacional para dejar el petróleo en tierra.

Así lo advirtió hoy el jefe de Estado en su informe semanal de labores al asegurar que hasta mediados de año se realizará una evaluación de los avances de los contactos con la comunidad internacional para no explotar el ITT, situado en la reserva Yasuní, en la Amazonía ecuatoriana.

Correa advirtió que si no se detectan avances deberán comenzar la intervención en el ITT con "todos los cuidados del caso" para "minimizar el impacto ambiental".

Si no hay apoyo externo, insistió, "tendríamos que explotar el ITT. No voy a permitir que 900 millones de barriles de petróleo queden bajo tierra y seamos mendigos sentados en un saco de oro", subrayó.

Recordó que para explotar ese campo requiere de permiso de la Asamblea Nacional (ex Parlamento), pero anticipó que si no consigue la anuencia en esa institución, someterá el tema a consulta popular.

"Si no hay avances, empezaremos ya con el permiso del pueblo ecuatoriano, a través de la Asamblea Nacional, o consulta directa, a explotar el ITT", puntualizó.

El proyecto ITT supone reservas por cerca de mil millones de barriles de crudo pesado, con una capacidad para producir unos 140.000 barriles diarios y cuyos ingresos se estiman en más de 700 millones de dólares anuales.

El Gobierno de Ecuador planteó el año pasado a la comunidad internacional la posibilidad de que ésta financie hasta unos 340 millones de dólares al año para dejar el crudo bajo tierra y promover la protección y cuidado del Parque Yasuní.

Pese a que varios países y organizaciones internacionales han mostrado su interés por ese proyecto, el Gobierno aún no ha alcanzado las metas de financiación para concretar el proyecto ambientalista.