La cooperación energética se convierte en el nuevo reto económico en las Américas

  • Puerto España, 18 abr (EFE).- La cooperación en materia energética se ha convertido en el nuevo reto económico entre Estados Unidos y los países latinoamericanos, una vez que las ambiciones de una integración comercial han quedado olvidadas.

La cooperación energética se convierte en el nuevo reto económico en las Américas

La cooperación energética se convierte en el nuevo reto económico en las Américas

Puerto España, 18 abr (EFE).- La cooperación en materia energética se ha convertido en el nuevo reto económico entre Estados Unidos y los países latinoamericanos, una vez que las ambiciones de una integración comercial han quedado olvidadas.

La colaboración en ese campo centró hoy la segunda sesión plenaria de la V Cumbre de las Américas en Puerto España que se desarrolla en un clima de cordialidad, lejos de los enfrentamientos y suspicacias con el anterior presidente de EE.UU., George W. Bush.

Para el presidente estadounidense, Barack Obama, el desarrollo de los proyectos de energías renovables se ha colocado entre sus prioridades en el nuevo plan económico de inversiones y quiere trasladar a Brasil, México y Colombia, entre otros, el mismo objetivo.

Obama subrayó en Puerto España la importancia de la colaboración en el área de energía, al mismo tiempo que insistió en renovar sus esfuerzos en el combate contra la pobreza.

El presidente estadounidense citó precisamente la trascendencia de la colaboración en materia energética al referir también la necesidad de cooperar para afrontar el cambio climático y la crisis económica mundial.

El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, invitó por su parte a los mandatarios participantes en la Cumbre a mantener los compromisos asumidos en materia energética y ambiental a pesar de los perjuicios causados por la crisis mundial.

"La crisis no debe servir de disculpa para retroceder en los compromisos con tecnologías ambientalmente sostenibles o para abrir mano de las fuentes renovables de energía", dijo.

Según Lula, cuyo país es el mayor productor mundial de etanol de caña de azúcar, en un mundo que requiere combustibles "renovables, limpios y baratos", América Latina tiene mucho que ofrecer pues es una región que reúne las condiciones climáticas y de suelo para producir energía sin poner en peligro la seguridad alimentaria.

"Seríamos los primeros en condenar los biocombustibles si amenazaran la oferta de alimentos o la preservación de nuestras selvas", expresó, al tiempo que ofreció la disposición a compartir con otros países la tecnología que ha desarrollado Brasil desde hace más de 30 años para producir etanol.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, destacó que América Latina debe ser más autosuficiente en la producción de energía.

"Pero también más eficiente porque la humanidad no puede seguir contaminando, pues sólo tenemos un planeta", señaló Correa.

Por su parte, el canciller brasileño, Celso Amorim, dio la bienvenida a la disposición de Obama de estrechar la cooperación energética teniendo en cuenta los intereses de cada país, pues dijo que no sirve hacer programas homogéneos en cooperación energética para toda la región porque cada país tiene enfoques distintos.

En concreto, Brasil propuso intensificar con países específicos, como Haití, los programas de desarrollo de los biocombustibles.

El consenso en materia de búsqueda de nuevos modelos de energía renovable quedará reflejado en el texto de la declaración final de la cumbre de Puerto España al señalar que se desarrollarán "sistemas de energía limpios, accesibles y sostenibles, reduciendo de intensidad la energía y el carbono en nuestras economías".

Según el borrador del documento, los presidentes se comprometieron "a aumentar el aporte de fuentes de energía renovables y bajas en carbono, para lograr que en el año 2050, a más tardar, se logre cubrir con ellas por lo menos el 50 por ciento de nuestras demandas de energía, e introduciremos, si fuera necesario, nuevas estructuras financieras y de políticas para facilitar y acelerar ese proceso".

La V Cumbre de las Américas también acordará desarrollar "una estrategia para biocombustibles de una segunda generación y más avanzados, de manera que no compitan directamente con otros productos agrícolas por la tierra, el agua o los fertilizantes".

En materia medioambiental, los presidentes americanos quieren "promover una energía limpia, mediante la investigación y el desarrollo, la transferencia de tecnologías ambientalmente saludables y la comercialización de nuevas soluciones de energía más limpia", según el borrador del documento.