Ministro de Ecuador reconoce que la crisis evidencia la dependencia del petróleo

  • Washington, 10 feb (EFE).- El ministro Coordinador de la Política Económica de Ecuador, Diego Borja, dijo hoy que la crisis "severa y profunda" que vive el país están poniendo de relieve su alta dependencia del petróleo y la vulnerabilidad de su comercio exterior.

Ministro de Ecuador reconoce que la crisis evidencia la dependencia del petróleo

Ministro de Ecuador reconoce que la crisis evidencia la dependencia del petróleo

Washington, 10 feb (EFE).- El ministro Coordinador de la Política Económica de Ecuador, Diego Borja, dijo hoy que la crisis "severa y profunda" que vive el país están poniendo de relieve su alta dependencia del petróleo y la vulnerabilidad de su comercio exterior.

En una entrevista con Efe en la sede del Banco Interamericano de Desarrollo, en Washington, Borja señaló que la crisis genera asimismo "mucha incertidumbre en la gestión de las economías" e implicará "serios cambios en la estructura económica de cada país y del mundo".

En la opinión del ministro, es probable que la crisis sea más prolongada de lo que se creía inicialmente y en el caso de Ecuador evidencia la "elevada" dependencia de ese país de los ingresos provenientes del petróleo y la "gran vulnerabilidad" del sector exterior, que tiene muy poca oferta y muy pocos mercados de destino, indicó.

Por ello, el Gobierno ecuatoriano se ha propuesto diversificar los productos que ofrece en el exterior y los mercados de destino.

A medio y largo plazo, agregó, Ecuador no escapará de un cambio estructural, que le llevará a depender menos del crudo y crear productos más competitivos.

Para lograr este objetivo, debe realizar una "fuerte inversión" en educación, en ciencia y tecnología, en mejora de la productividad y en la búsqueda de nuevos mercados como el sudeste de Asia, Europa del Este, Canadá, los países árabes e India, indicó.

Borja, quien se reunió hoy con responsables el departamento del Tesoro de Estados Unidos, señaló que este país es "uno de los socios comerciales más importantes" de Ecuador y que la balanza comercial bilateral le sigue siendo positiva.

Pero, matizó, el haberse centrado tanto en EE.UU. "ha provocado que Ecuador haya descuidado otros mercados".

Pese a la crisis, el país suramericano busca "mantener el ritmo" de inversión pública, que este año ascenderá a 2.800 millones de dólares y, si bien esta cifra es menor que la de 2008, sigue siendo más del doble de 2006, recalcó el ministro.

Eso sí, esos niveles de inversión "se dan si hay recursos permanentes", advirtió.

La meta del Gobierno ecuatoriano es mantener, aunque baje el precio del petróleo, los subsidios, "especialmente los destinados a los sectores más vulnerables", aseguró Borja.

A juicio del ministro Coordinador de la Política Económica de Ecuador, una buena línea de acción contra la crisis es que las políticas anticíclicas de los gobiernos se destinen a la economía real.

"Que la inyección de recursos no sea solamente una carga de financiación de la banca y de las finanzas especulativas pagadas por el contribuyente común, sino que esté atada a la recuperación del sector real, a evitar más desempleo, más caídas en la producción", afirmó.

Estos dos factores que se dan en los países industrializados "golpea a Ecuador, ya que una importante fuente de ingresos son las remesas, que en 2009 no repetirá las fuertes subidas de los años anteriores, explicó.

El ministro ecuatoriano acudió al BID para perfilar los detalles de un crédito de 500 millones de dólares, de los cuales 100 serán de libre disposición y los 400 restantes atados a proyectos, básicamente de infraestructuras, explicó.

Ecuador calcula que necesita 1.500 millones de dólares para financiar parte de su brecha fiscal, y los 1.000 millones que faltan los está negociando con la Corporación Andina de Fomento (CAF) y el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR).

Borja explicó que, tanto en sus conversaciones con funcionarios del BID como con las que mantuvo en el Tesoro, ha expuesto la visión de su país sobre la política para afrontar la crisis y su convicción de que la definición de las estrategias es "soberana" y una "potestad" del Gobierno ecuatoriano.