Trinidad y Tobago acoge la V Cumbre de las Américas en plena crisis global

  • Puerto España, 13 abr (EFE).- Las respuestas a la crisis económica, la división ideológica del continente y la presencia del presidente estadounidense, Barack Obama, dominarán la V Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago, en la que el país ausente, Cuba, tendrá también un claro protagonismo.

Obama acude en relación de "igualdad" en su presentación ante los líderes

Obama acude en relación de "igualdad" en su presentación ante los líderes

Puerto España, 13 abr (EFE).- Las respuestas a la crisis económica, la división ideológica del continente y la presencia del presidente estadounidense, Barack Obama, dominarán la V Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago, en la que el país ausente, Cuba, tendrá también un claro protagonismo.

Esta pequeña nación se convertirá del 17 al 19 de abril en el primer país del Caribe en acoger una cumbre continental, en la que estarán presentes 34 países del continente americano, todos menos Cuba.

El hecho de que la cumbre se celebre en Trinidad y Tobago, un país de 1,2 millones de habitantes, supone un reto logístico y un respaldo, al mismo tiempo, a las naciones del Caribe que buscan reforzar su influencia en los foros internacionales.

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Patrick Manning, señaló que cuando Puerto España se ofreció como sede para esta cumbre dio un paso de gigante tanto para el país como para las naciones miembros de la Comunidad del Caribe (Caricom).

"Durante demasiado tiempo los países pequeños existían en la periferia global; durante demasiado tiempo sólo había un mero formulismo en el reconocimiento de su realidad", además de su escaso éxito para influir en la agenda global, señaló recientemente.

En ese sentido, aseguró que si Trinidad y Tobago aspira a convertirse en una nación desarrollada "debe comenzar a asumir una responsabilidad acorde".

Los preparativos de la V Cumbre de las Américas están perfilados y toda la ciudad de Puerto España está volcada para acoger a las delegaciones de los 34 países, además de cientos de periodistas en un esfuerzo sin precedentes en Trinidad y Tobago.

La seguridad es una de las preocupaciones esenciales y todos los días se repiten los ensayos en el aeropuerto internacional de Piarco, en Puerto España, y a lo largo de la ruta que recorrerán los mandatarios antes de llegar al hotel donde estarán alojados, el Hyatt Regency.

El Gobierno del país caribeño considera prioritario cumplir con las garantías de seguridad para el buen desarrollo de la cumbre.

"Hemos tenido que demostrar que podemos organizar un evento mundial de primera clase. Era sobre esta premisa necesaria que los líderes del continente estuvieron de acuerdo en participar", aseguró Manning.

El sistema de seguridad en Trinidad y Tobago se ha fortalecido con la asistencia de soldados y efectivos de la policía de otros países del Caribe.

Jamaica ha enviado un contingente de 130 soldados y 30 policías que se unirán a los que trasladarán a Trinidad y Tobago otros países del Caricom como Belice, Barbados, Surinam y Guayana.

Una red impenetrable de seguridad a la que se han sumado fuerzas de seguridad de Estados Unidos, Venezuela, Brasil y Canadá para la vigilancia y protección del espacio aéreo y marítimo.

El coronel Kenrick Maharaj, quien comanda las Fuerzas Especiales del Caricom, calificó de "fuerte" la seguridad desplegada en el aire y en mar, que se extiende hasta 200 millas náuticas (370 kilómetros) del hotel donde se reunirán los mandatarios.

En un intento de suavizar o evitar al máximo actos de confrontación y tensiones como las registradas en 2005 en Argentina, Maninng se reunió en fechas pasadas con los líderes de Brasil, Nicaragua, Paraguay, México y Ecuador.

La reunión prevista con el presidente venezolano, Hugo Chávez, fue cancelada por problemas internos de Venezuela.

Manning explicó que las reuniones tenían como objetivo resolver cualquier posible conflicto antes de la celebración de la cumbre del continente, que representan a cerca de 800 millones de personas.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, aplaudió la marcha de los preparativos de la cumbre y expresó su satisfacción porque la cita continental se celebre por primera vez en un país caribeño.

El borrador final de declaración de la V Cumbre de las Américas fue aprobado ya por los responsables de coordinar la agenda del acto, que, según fuentes diplomáticas, no ofrece novedades esenciales y se limita a declaraciones de buenas intenciones.

Luis Alberto Rodríguez, coordinador general del secretariado de la cumbre, describió el borrador como un documento "global, centrado en la gente, relevante y receptivo a la necesidades y los problemas reales de los ciudadanos".

La V Cumbre de las Américas tiene como eje central el intercambio de ideas y opiniones sobre los principales asuntos políticos, económicos, sociales y de seguridad en la región.

Aborda asimismo los desafíos con que se enfrenta el continente americano para desarrollar estrategias y soluciones que beneficien a los pueblos.

La ausencia de Cuba será un elemento de debate, ya que tanto Venezuela como otras naciones ya han solicitado su presencia y que en el comunicado final se incluya una referencia específica al levantamiento del embargo de EE.UU..