Congresistas informarán a Obama de la situación de los familiares de los agentes cubanos

  • La Habana, 7 abr (EFE).- Los legisladores estadounidenses que hoy concluyen una visita de cinco días a Cuba anunciaron que informarán al presidente Barack Obama y a su esposa, Michelle, de las dificultades para viajar a ese país que tienen algunos familiares de cinco agentes cubanos que cumplen condenas en EE.UU. por espionaje.

Raúl Castro, dispuesto a "dialogar sobre cualquier asunto" con Estados Unidos

Raúl Castro, dispuesto a "dialogar sobre cualquier asunto" con Estados Unidos

Cuba reitera su disposición a hablar con EE.UU. en vísperas de la Cumbre de las Américas

Cuba reitera su disposición a hablar con EE.UU. en vísperas de la Cumbre de las Américas

Congresistas informarán a Obama de la situación de los familiares de los agentes cubanos

Congresistas informarán a Obama de la situación de los familiares de los agentes cubanos

La Habana, 7 abr (EFE).- Los legisladores estadounidenses que hoy concluyen una visita de cinco días a Cuba anunciaron que informarán al presidente Barack Obama y a su esposa, Michelle, de las dificultades para viajar a ese país que tienen algunos familiares de cinco agentes cubanos que cumplen condenas en EE.UU. por espionaje.

"Le llevaremos un informe a nuestro presidente y a la secretaria de Estado (Hillary Clinton), pero yo también tengo la intención de escribir una carta a la primera dama de los Estados Unidos, que es también madre, esposa y es abogada", afirmó hoy la congresista Laura Richardson en una conferencia de prensa.

Los legisladores, integrantes del grupo demócrata afroamericano del Congreso estadounidense, conversaron ayer con familiares de los agentes, quienes les explicaron la complejidad jurídica del caso y las dificultades que tienen para visitarlos en las prisiones estadounidenses.

Gerardo Hernández, René González, Ramón Labañino, Fernando González y Antonio Guerrero fueron condenados a penas de entre 15 años y cadenas perpetuas por espionaje y conspiración para delinquir en Estados Unidos y por ser agentes no registrados de un gobierno extranjero, entre otras acusaciones.

La sentencia fue dictada en Miami en 2001, tras ser desmantelada en 1998 la llamada "Red Avispa" en el sur de la Florida, y desde entonces el proceso ha tenido una compleja sucesión de recursos y apelaciones, en cuya última etapa se ordenó que se emitan nuevas sentencias para tres de ellos.

Cuba reconoce que los condenados son agentes, pero sostienen que su actividad se limitaba a la investigación de posibles ataques terroristas contra la isla y no a recabar información que afectara a la seguridad nacional de EE.UU.

Además, La Habana acusa a las autoridades estadounidenses de politizar el caso, de mala praxis de la Fiscalía y de influir en el caso a fin de que se emitieran fallos "desproporcionados" para los delitos de los que se les acusa.

El congresista demócrata Bobby Rush destacó hoy en La Habana el testimonio "conmovedor" que recibió de los familiares sobre las dificultades que han tenido en estos años para visitar a sus parientes presos.

"Habiendo sido activista en los años 60, conozco bastante del sufrimiento de los presos políticos y cuando regrese a Estados Unidos mi intención es trabajar vigorosamente para garantizar que el proceso legal es un proceso humano y que no divide familias", agregó.

Subrayó su predisposición a trabajar para garantizar que los seres queridos de "los cinco héroes", como se les llama en Cuba, "reciben el tipo de tratamiento que todos queremos".

Rush aseguró que, además, este es "el momento idóneo" para ello, dado que Estados Unidos trabaja para formar parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Las declaraciones de los congresistas se producen después de que Cuba solicitó a Obama visas para los familiares de todos los agentes, incluidas Adriana Pérez y Olga Salanueva, a quienes les han denegado el documento de viaje en nueve ocasiones.

Ayer se entregó a diplomáticos estadounidenses en La Habana la última de varias cartas enviadas en los últimos años a las autoridades estadounidenses para que otorgue permisos para visitas regulares de los familiares, en algunos casos con un amplio apoyo de personalidades internacionales.

Los siete congresistas afroamericanos se entrevistaron ayer con el presidente cubano, general Raúl Castro, quien les manifestó su disposición a dialogar con EE.UU.

Los legisladores, que buscaban contactos políticos para promover un acercamiento entre Washington y La Habana tras medio siglo de confrontación, adelantaron para hoy su regreso, inicialmente previsto para mañana.