El consejero canario de Empleo aboga por el esfuerzo para impulsar medidas que permitan mantener contratos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 7 (EUROPA PRESS)

El consejero de Empleo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Jorge Rodríguez, ha abogado hoy por el esfuerzo para impulsar medidas que permitan mantener el "mayor número" de empleos.

"El desempleo es consecuencia de la situación económica y las perspectivas económicas a lo largo de 2009 no son buenas. La advertencia del ex ministro Solbes era que la recuperación se iniciará en 2010. En ese sentido, lo que tenemos que hacer de aquí a verano es esforzarnos por poner en marcha medidas que permitan mantener el mayor número de empleos y algunas otras que faciliten la contratación de las empresas", subrayó Rodríguez en rueda de prensa.

Rodríguez aunque reconoció que en el archipiélago "se sigue perdiendo empleo", destacó que en marzo Canarias "estuvo a la cabeza de las contrataciones". Asimismo, apuntó que habrá que "seguir insistiendo" en la cualificación y recualificación de las personas como los proyectos de parados de la construcción o de las plantas.

Agregó que será necesario "defender el empleo pero para eso se requiere también una toma de conciencia importante". "Todos tenemos que hacer esfuerzo no sólo el Gobierno. El Gobierno de Canarias o el Gobierno de España o el Gobierno de EE.UU sólo no puede afrontar esta crisis, tiene que ser producto de una reflexión", apuntilló.

Asimismo, puntualizó que "el mundo en general es más pobre que el año pasado", lo que será necesario "asumirlo y tomar medidas".

En cuanto al sector del turismo, indicó que la Semana Santa está "muy bien" aunque reconoció que después de las fiestas "es posible que el turismo afloje un poquito aunque después se recuperará en verano". De todos modos, subrayó que el turismo se está comportando "afortunadamente para Canarias mejor de lo esperado".

"La crisis económica es consecuencia de la crisis financiera e inmobiliaria que en España se unen y la hace más dramática pero también de una quiebra de confianza del consumidor. Esta crisis la parte más grave ya no es la financiera sino la psicológica, estamos todos contrayendo el gasto, incluso aquellas personas que no tienen perspectiva de que disminuyan sus ingresos por ejemplo funcionarios fijos", sentenció.