El Gobierno de Estados Unidos detecta un auge del extremismo por la crisis económica y la elección de Obama

NUEVA YORK, 15 (EUROPA PRESS)

El Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos alerta en su último informe un auge de los grupos de extrema derecha a raíz de la crisis financiera internacional y de la elección como presidente de Barack Obama.

El informe se elaboró en cooperación con el FBI y fue repartido el pasado día 7 entre las autoridades locales y estatales bajo el título de 'Extremismo de extrema derecha: el clima económico y político actual favorecer la radicalización y el reclutamiento', según informaciones de la CNN.

El texto de nueve páginas advierte de que de momento no existen indicios de que "grupos terroristas de extrema derecha planeen actualmente actos de violencia". No obstante, incide en que situaciones tales como el desempleo "podrían crear un entorno favorable al reclutamiento para los grupos extremistas e incluso derivar en enfrentamientos entre estas facciones y las autoridades".

El Departamento de Seguridad Interior compara la situación actual con la década de los noventa, "cuando el radicalismo de extrema derecha experimentó un alza alimentado por la recesión económica, la externalización de los trabajos y la percepción de que la fuerza y la soberanía estadounidense estaba siendo amenazada por potencias extranjeras".

El Gobierno expresa su preocupación por que este descontento se traduzca en esta ocasión en una ola de antisemitismo, ya que algunos de los grupos violentos culpan a los judíos de la recesión económica, o que el descontento con la actual administración se canalice hacia la agresividad en la calle.

En este sentido, el informe señala que muchos grupos son "antagonistas" con las políticas del Gobierno de Obama, "entre ellas en materia de inmigración y ciudadanía, la expansión de programas sociales a las minorías, y las restricciones a la posesión y uso de armas". De hecho, durante la campaña para las pasadas elecciones ya se frustraron potenciales ataques contra Obama supuestamente planeados por grupos radicales.