La crisis económica marcó en Ecuador la contienda electoral

  • Quito, 20 abr (EFE).- La crisis económica, que aún no llegó con fuerza a Ecuador y que la oposición ha utilizado como argumento para ganar al principal favorito, el presidente, Rafael Correa, marcó la campaña de las elecciones generales del 26 de abril.

Quito, 20 abr (EFE).- La crisis económica, que aún no llegó con fuerza a Ecuador y que la oposición ha utilizado como argumento para ganar al principal favorito, el presidente, Rafael Correa, marcó la campaña de las elecciones generales del 26 de abril.

En estos comicios, además de Correa, se han presentado como candidatos presidenciales el empresario Álvaro Noboa, el ex presidente Lucio Gutiérrez, la socialista Martha Roldós, el socialdemócrata Carlos González, el izquierdista Diego Delgado y los independientes Carlos Sagñay y Melba Jácome.

El desempleo y la inflación han sido los principales argumentos de los opositores para criticar la gestión de Correa que, por su parte, ha defendido un programa financiero desligado de las recetas tradicionales de los organismos multilaterales.

El desempleo registró un repunte en el primer trimestre del año y alcanzó el 8,6 por ciento, lo que supone 1,3 puntos por encima de la tasa de diciembre pasado.

La inflación también tuvo una tendencia al alza el pasado marzo, pero el Gobierno ecuatoriano mantiene que no subirá por encima de los dos dígitos al finalizar el año.

Pese al entorno de crisis, el Gobierno de Correa destaca que el crecimiento de la economía registró en 2008 uno de los índices más altos de América Latina, con el 6,5 por ciento.

No obstante, el jefe del Estado advirtió que habrá efectos negativos en la economía ecuatoriana, por contagio de la crisis global, aunque dice que las consecuencias no serán dramáticas gracias a los programas de fortalecimiento de la balanza de pagos, fomento del empleo e impulso a la producción que lleva a cabo el Ejecutivo.

Sin embargo, el opositor Lucio Gutiérrez ha acusado al mandatario de llevar al país a una situación financiera crítica y duda que los programas "anti-crisis" den el resultado al que aspira el Gobierno.

Además, denuncia que la estrategia de Correa es la eliminación de la dolarización en Ecuador, para dar paso a una nueva moneda regional.

Al igual que Gutiérrez, Noboa sostiene que el Gobierno de Correa lo único que ha logrado es "espantar" la inversión extranjera y a la empresa privada, como importantes factores de desarrollo.

Noboa afirma que el presidente Correa encarna un modelo "socialista" de economía, por el rol que ha asignado al Estado en la regulación financiera y que estima que llevará, tarde o temprano, a convertir a Ecuador en un modelo a la cubana.

Por su parte, González acusa a Correa de haber despilfarrado el tesoro nacional y pulverizado los ingresos petroleros, por lo que, según el socialdemócrata, la crisis llegará a Ecuador más rápido de lo que el Gobierno calcula.

González teme que este año la economía nacional registre un índice de cero "o menos de cero", con efectos negativos en el empleo, el comercio, la inflación y el bienestar ciudadano.

Los independientes Jácome y Sagñay también consideran que el actual Gobierno ha equivocado el rumbo y mantienen que si llegan a la Presidencia, girarán el timón hacia la derecha.

Por su parte, la socialista Roldós y el izquierdista Delgado, aseguran que Correa sigue las mismas recetas de antaño y que no ha cambiado el modelo neoliberal, que el mandatario dice combatir.

Para ambos, Correa es "un poco más de lo mismo", pero "disfrazado" de izquierda, por lo que aseguran que si vencen en las urnas, impulsarán modelos "verdaderamente socialistas".