La economía de EEUU aún está bajo presión, dice Obama

WASHINGTON (Reuters) - La economía de Estados Unidos aún está bajo mucha presión, dijo el domingo el presidente, Barack Obama, mientras sus asesores atemperaron las esperanzas de una rápida recuperación.

Los indicadores económicos siguen mostrando que la grave recesión que sufre el país continúa generando mucho daño, tras haberse destruido más de 5 millones de empleos desde que comenzó en 2007.

Pero algunos datos recientes han indicado que el ritmo de desaceleración es menor.

"No hemos salido del bosque. Son aún tiempos difíciles para la economía. El crédito aún está restringido", dijo Obama en una conferencia de prensa en Trinidad y Tobago, donde fue el protagonista principal de una cumbre regional.

Los mercados bursátiles mundiales cerraron el viernes su sexta semana de alza y los precios del crudo superaron los 50 dólares por barril, por un aumento en la confianza de los consumidores y resultados corporativos mejores de lo esperado.

"Hemos visto estadísticas mixtas tras un período en que no se hallaba ninguna estadística positiva", dijo el director del Comité Económico Nacional de la Casa Blanca, Lawrence Summers, al canal de televisión NBC.

"Pero será un largo camino y llevará tiempo. Llevará tiempo crear empleos nuevamente (...) y respaldar el sistema financiero", dijo.

PRUEBAS DE TENSION

Un desafío clave para el país es restaurar la confianza en que los bancos están ahora capitalizados tras sufrir fuertes pérdidas por el colapso del mercado inmobiliario.

El equipo económico de Obama está analizando 19 bancos y publicará los resultados el 4 de mayo.

"Los bancos están en situaciones diferentes. Necesitarán distintos niveles de asistencia de los contribuyentes", dijo Obama, que prometió que el dinero público no será malgastado.

Una serie de responsables públicos han dicho que sienten que la economía está reactivándose.

Summers dijo que no hay nada de malo en hablar de la recuperación, pero enfatizó en que aún restan muchos desafíos.

"Nadie está en una posición de declarar la victoria. Pero el hecho de que nadie puede declarar la victoria no significa que no podamos tomar notas de los eventos mientras se van desarrollando", dijo.

"Aún hay riesgos sustanciales", concluyó.