La recuperación económica comenzará antes de un año, según el Gobierno de EE.UU.

  • Washington, 22 mar (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos defendió hoy sus medidas económicas y aseguró que la recuperación comenzará antes de un año, mientras el Departamento del Tesoro se prepara para anunciar mañana su plan contra los activos tóxicos de los bancos.

La recuperación económica comenzará antes de un año, según el Gobierno de EE.UU.

La recuperación económica comenzará antes de un año, según el Gobierno de EE.UU.

Washington, 22 mar (EFE).- El Gobierno de Estados Unidos defendió hoy sus medidas económicas y aseguró que la recuperación comenzará antes de un año, mientras el Departamento del Tesoro se prepara para anunciar mañana su plan contra los activos tóxicos de los bancos.

Las expectativas que tiene el Ejecutivo, "como las tienen los analistas en el sector privado, que tocaremos fondo este año y para finales de año habremos empezado a crecer de nuevo", declaró la presidenta del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, Christina Romer, declaró a la cadena de televisión CNN.

"Veremos todas las señales de que la economía empieza a repuntar", agregó Romer en otra comparecencia, en la cadena Fox News.

El presidente estadounidense, Barack Obama, tiene previsto dedicar esta semana su atención a la economía y promover la aprobación de su propuesta presupuestaria, valorada en 3,6 billones de dólares, además de presentar el plan del Gobierno para atajar el problema de los activos tóxicos bancarios.

En declaraciones al programa "Face the Nation", de la cadena CBS, el asesor económico de la Casa Blanca Austan Goolsbee confirmó que la presentación de este proyecto tendrá lugar mañana.

Atajar esos activos tóxicos, valorados en cerca de un billón de dólares, se considera clave para la recuperación del sistema financiero, ya que en la actualidad lastran los balances de los bancos e impiden que las entidades financieras concedan créditos con normalidad.

El plan, según los datos ya adelantados por los asesores económicos, contará con tres ejes. Uno de ellos es el reclutamiento de capital privado para adquirir activos respaldados por títulos inmobiliarios, una iniciativa que ya había adelantado el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, al dar a conocer un primer bosquejo del plan en febrero.

Romer justificó esta medida con el argumento de que, con la participación privada, el dinero procedente de los fondos públicos podrá cundir mucho más.

La iniciativa que presentará Geithner mañana incluye la creación de una entidad, que contaría con el respaldo de la Corporación Federal Aseguradora de Depósitos, una agencia pública, y que tendría como misión la compra y el mantenimiento de esos valores.

Además, el Departamento del Tesoro expandirá un mecanismo de la Reserva Federal, conocido como TALF, para que incluya los activos tóxicos más antiguos.

Geithner también podría revelar el jueves, en una comparecencia ante el Congreso, propuestas sobre una reforma del sistema regulador financiero para impedir que se repitan casos como el de las primas a los ejecutivos de la aseguradora AIG por valor de 218 millones de dólares, pese a que la empresa necesitó una inyección de 180.000 millones de dólares en fondos públicos.

Obama quiere tener presentadas ambos proyectos antes de viajar, el próximo día 31, a Londres para participar en la cumbre del G-20 sobre la crisis económica global.

El presidente también tiene la intención de concentrarse en la aprobación de su propuesta presupuestaria, pese a que el viernes recibió un duro golpe cuando la Oficina de Presupuestos del Congreso, el brazo auditor del Capitolio, indicó que esa medida, tal y como está, aumentaría el déficit fiscal a 1,84 billones de dólares, en lugar de los 1,2 billones que se calculaban en enero.

El saldo negativo acumulado a lo largo de la próxima década superaría los 9 billones, según esos cálculos.

Esto ha generado preocupación no sólo entre la oposición republicana sino incluso entre algunos legisladores demócratas moderados.

El senador republicano Judd Gregg, al que Obama propuso como secretario de Comercio pero que renunció al nombramiento por discrepancias sobre política económica, declaró hoy que el déficit que generaría el presupuesto de la Casa Blanca sería "descomunal" e "insostenible".

"Si mantenemos las propuestas que contiene esa proyecto presupuestario a lo largo de los diez años que cubre, el país entrará en quiebra. La gente no querrá comprar nuestra deuda del Estado. Nuestro dólar se devaluará", sostuvo Gregg, en declaraciones a la CNN.

Obama tiene previsto comparecer el martes en una rueda de prensa en horario de máxima audiencia para defender sus propuestas.