Los demócratas del Congreso comienzan a pulir el plan presupuestario de 2010

  • Washington, 25 mar (EFE).- Líderes demócratas del Congreso de EE.UU. comenzaron hoy a examinar el presupuesto federal para el año fiscal 2010, tomando como base el plan de 3,6 billones de dólares del presidente Barack Obama, muy criticado entre los republicanos.

Los demócratas del Congreso comienzan a pulir el plan presupuestario de 2010

Los demócratas del Congreso comienzan a pulir el plan presupuestario de 2010

Washington, 25 mar (EFE).- Líderes demócratas del Congreso de EE.UU. comenzaron hoy a examinar el presupuesto federal para el año fiscal 2010, tomando como base el plan de 3,6 billones de dólares del presidente Barack Obama, muy criticado entre los republicanos.

Las propuestas presupuestarias en ambas cámaras del Congreso reflejan en buena medida las prioridades legislativas de la Casa Blanca, aunque contienen menos gastos fiscales que el plan de Obama.

La intención de los demócratas, que controlan ambas cámaras del Congreso, es votar el proyecto de ley presupuestario para finales de la próxima semana, indicaron fuentes legislativas.

"Este presupuesto protegerá las prioridades del presidente Obama: educación, energía, cuidado de salud, alivio para la clase media y una reducción del déficit por la mitad", afirmó a los periodistas el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, tras una reunión privada con Obama en el Capitolio.

Por su parte, el senador demócrata Kent Conrad, que también participó en la reunión, dijo: "hemos preservado las principales prioridades del presidente... de reducir nuestra dependencia del petróleo extranjero" y promover la excelencia educativa y la reforma de salud.

Agregó que el plan demócrata para los próximos cinco años prevé una extensión de los recortes tributarios para la clase media de 2001 y 2003.

Pero los republicanos continuaron sus quejas de que el plan presupuestario de la Casa Blanca es costoso, contiene demasiados impuestos y aumenta la deuda nacional a un nivel insostenible a largo plazo.

De nada valen las promesas de Obama de que se reducirá a la mitad, para 2012, el déficit de más de un billón de dólares que heredó de la administración Bush.

El senador Judd Gregg, el republicano de mayor rango en el Comité de Presupuesto del Senado, dejó en claro que la oposición presentará enmiendas con el objetivo de mantener el déficit anual a menos del dos por ciento del Producto Interno Bruto.

La visita de Obama al Capitolio coincidió con las reuniones que hoy iniciaron los comités presupuestarios de ambas cámaras del Legislativo para revisar el plan de gastos fiscales para el año fiscal 2010 que comienza en octubre próximo.

Las propuestas demócratas no incluyen más ayudas a los contribuyentes a través del plan de rescate financiero aprobado por el Congreso, algo que, según observadores, podría ocasionar roces con el Departamento del Tesoro en el supuesto de que esa dependencia pida más fondos para estabilizar a los mercados financieros.

El director de la oficina presupuestaria de la Casa Blanca, Peter Orszag, intentó minimizar las diferencias entre las propuestas demócratas y el plan que Obama presentó el mes pasado porque, a su juicio, "no son idénticas... pero son muy parecidas".

Mientras, el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs dijo que Obama está "enormemente complacido con el progreso" del plan presupuestario que "refleja las prioridades e inversiones que él quería ver en un presupuesto".

Desde hace varias semanas, Obama se ha embarcado en una campaña de persuasión para que el Congreso apruebe su plan presupuestario que, según insiste, contribuirá a la reactivación económica.

Mañana mismo, contestará preguntas del público por internet sobre la crisis, en su primer encuentro en directo con los cibernautas.