Los opositores de Obama organizan "motines del té" contra el plan económico

  • Washington, 15 abr (EFE).- Opositores al plan económico de Barack Obama se manifestaron hoy en más de 300 localidades del país contra el incremento en el gasto público, en la primera protesta de cierto calado contra el presidente, cuya popularidad ronda el 60%.

Los opositores de Obama organizan "motines del té" contra el plan económico

Los opositores de Obama organizan "motines del té" contra el plan económico

Washington, 15 abr (EFE).- Opositores al plan económico de Barack Obama se manifestaron hoy en más de 300 localidades del país contra el incremento en el gasto público, en la primera protesta de cierto calado contra el presidente, cuya popularidad ronda el 60%.

Los organizadores bautizaron la protesta como "motín del té", en referencia a la acción emprendida en 1773 por los colonos en Boston, Massachusetts, que, furiosos por los impuestos aplicados por el Reino Unido, abordaron barcos y destruyeron cargamentos de té arrojándolos al agua.

A juzgar por las manifestaciones de hoy, el presidente de turno de la Unión Europea, el saliente primer ministro checo Mirek Topolanek, no es el único en creer que el plan económico de Obama es una "carretera al infierno".

Las marchas coinciden con el último día para entregar la declaración de impuestos en el país, una fecha que -según explicaron a Efe algunos de los manifestantes- se eligió para protestar contra el uso que el Gobierno está dando al dinero de los contribuyentes.

"Me parece ridículo que estén recompensando a los bancos y a las automovilísticas por sus errores", afirmó Joe M., un pequeño empresario que hoy se manifestó, junto con algo más de un centenar de personas, frente a la Casa Blanca.

Los congregados, que claramente no comparten el entusiasmo pro-Obama de la mayoría del país, coincidieron en expresar su rechazo hacia el mayor peso del Estado en la economía.

"Todo este endeudamiento es de locos. Obama está conduciendo el país hacia el socialismo", lamentó Kay Harding, un ama de casa de Virginia, originaria del Reino Unido y nacionalizada estadounidense.

"Nací en el Reino Unido. Conozco las medicinas socialistas y no quiero que se apliquen aquí", aseveró, en medio de una procesión de pancartas con mensajes como "Detengamos el gasto" y "¿Podemos llevar el país a la bancarrota? Sí podemos", en referencia al famoso lema de la campaña de Obama "Yes we can" (Sí podemos).

No faltó tampoco quien se quejase del incremento de impuestos, una medida que afecta, de todos modos, a solo el cinco por ciento más pudiente de la población.

El propio gobernante lo recordó hoy durante un discurso en el que describió los recortes tributarios aprobados por su Administración como "los más progresistas" en la historia del país.

"Hemos aprobado un amplio recorte fiscal para el 95 por ciento de los trabajadores (...) Es el recorte fiscal más progresivo en la historia estadounidense", aseguró.

Apuntó que los recortes pondrán 120.000 millones de dólares directamente en los bolsillos de 120 millones de familias estadounidenses y destacó que nunca había tenido lugar una rebaja fiscal que alcanzase a "tantos" trabajadores.

El presidente, que ha reconocido que su programa de gasto público mantendrá el déficit por encima del billón de dólares, más del 8 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) del país, prometió hoy responsabilidad fiscal.

"Los estadounidenses están tomando decisiones difíciles en sus presupuestos y nosotros también tenemos que apretarnos el cinturón en Washington", afirmó.

Pero esos argumentos no convencieron a algunos de los que se manifestaron hoy a escasos metros de la residencia oficial en la que Obama pronunció su discurso.

"El gasto del Gobierno está fuera de control y al final lo que va a tener que hacer Obama es subirnos los impuestos", dijo Erika Rocell, una pequeña empresaria de Virginia.

El diario The Wall Stree Journal señala en su edición de hoy que no hay ninguna organización política tras las protestas, ni conspiraciones de ultraderecha, e insiste en que tras los "motines del té" hay ciudadanos comunes que han utilizado el poder de Internet para organizarse.

Las protestas de hoy culminan un proceso que empezó a mediados de febrero en Seattle, en el estado de Washington, oeste de Estados Unidos, donde varios "bloggers" organizaron una marcha.

A raíz de ahí se convocaron otras protestas en Denver (Colorado) y Mesa (Arizona) que continuaron hasta culminar en el "gran motín" del té de hoy, al que algunos se refieren, en términos menos subversivos, como "la fiesta del té".

El sitio web FreedomWorks.org publica un mapa con los puntos de encuentro para las fiestas del té en todo el país.