Medios de EE.UU. debaten sobre el autor de la "exclusiva" del perro de los Obama

  • Washington, 12 abr (EFE).- Los medios estadounidenses debaten hoy quién fue el verdadero autor de "la exclusiva" del perro de los Obama, un cachorro de aguas portugués blanco y negro que se llama "Bo".

Los Obama ya tienen perro y se llama "Bo"

Los Obama ya tienen perro y se llama "Bo"

Washington, 12 abr (EFE).- Los medios estadounidenses debaten hoy quién fue el verdadero autor de "la exclusiva" del perro de los Obama, un cachorro de aguas portugués blanco y negro que se llama "Bo".

El Washington Post dedica el espacio central de su portada dominical al can, un perrito de seis meses que posa en la foto con un collar multicolor tipo hawaiano y al que las fuentes "anónimas" del diario describen como "adorable".

El periódico, famoso por haber sacado a luz el escándalo Watergate, que llevó a la dimisión del presidente de EE.UU. Richard Nixon (1969-1974), relata en tono humorístico cómo la Casa Blanca le garantizó "la exclusiva" sobre "Bo".

El problema es que el sábado un sitio desconocido, The FirstDog Charlie, publicó una foto de un perro de aguas portugués exactamente igual que el que aparece en la foto del Post y que reprodujo la conocida página de noticias del mundo de la farándula TMZ y otros sitios de internet.

La Casa Blanca calificó la foto de "falsa" y el Post se dedica a reproducir ambas y dejar a sus lectores que "decidan".

Con ese debate como telón de fondo, el conocido sitio de noticias Drudge Report subraya en tono irónico: "el Washington Post investiga", en un titular que vincula a la historia del diario.

Drudge ha utilizado esa frase en otras historias recientes como cuando varios diarios publicaron que Obama había encanecido en los últimos meses.

Bo sucederá en el "cargo" a Barney, el perro de los Bush (George y Laura) que se hizo famoso por morder a un periodista de la agencias de noticias Reuters.

Algunos de sus predecesores fueron más amigables, como Falla, el can de Franklin D. Roosevelt (1933-1945) que recibía correspondencia más divertida que muchos presidentes.

Los pequeños sabuesos beagles de Lyndon Johnson (1963-1969) tenían fama de saber escuchar y el presidente se hizo una famosa foto con uno de ellos agarrándolo por la oreja.

Eso por no hablar de Buddy, la mascota de Bill Clinton, (1993-2001), que estuvo a su lado en todo momento, incluyendo en las difíciles horas del escándalo Lewinsky, como se conoce al romance que el ex mandatario tuvo con la entonces becaria de la Casa Blanca Monica Lewinsky.