Obama afirma que EEUU sólo puede liderar la lucha contra los conflictos con la ayuda de la comunidad internacional

NUEVA YORK, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente estadounidense, Barack Obama, aprovechó la festividad de la Semana Santa para transmitir un mensaje para pedir la concordia entre todas las religiones y, en el ámbito de las relaciones bilaterales, insistir una vez más en la necesidad de disponer de la cooperación internacional para que Estados Unidos lidere la lucha contra los numerosos conflictos mundiales, desde la crisis económica hasta la violencia generada por el terrorismo.

Así lo hizo saber el presidente en su discurso semanal, en el que citó las palabras del fallecido reverendo Martin Luther King al asegurar que todos los seres humanos están "entretejidos en la tela del destino". "Y nunca ha sido más importante reafirmarnos en esta lección que ahora mismo", declaró Obama cuando "la crisis económica no reconoce fronteras", cuando "el extremismo violento se cobra las vidas de hombres, mujeres y niños inocentes desde Manhattan hasta Bombay" y "la dependencia insostenible del petróleo y otras fuentes de energía que contaminan nuestro aire y amenazan nuestro planeta".

Obama consideró así que el mundo "se enfrenta a pruebas y desafíos como no se han visto nunca en nuestra época". Desafíos a los que "ninguna nación, no importa lo poderosa que sea, puede enfrentarse sóla", según el presidente, quien estimó que Estados Unidos "puede liderar el camino" pero sólo "actuando con otros países de manera concertada".

Así, el presidente estadounidense indicó que su pasada reunión con los miembros de las principales economías del mundo tenía como objetivo "garantizar la acción unánime ante la crisis económica" a través de un encuentro desarrollado en Londres en el que "se han tomado medidas para estimular el crecimiento, restaurar el flujo de crédito, y reformar drásticamente el sistema financiero regulador para evitar que estas crisis tengan lugar otra vez".

De igual modo, Obama se refirió también a su visita a Estrasburgo para participar en los actos del 60 aniversario de la OTAN, donde discutió con sus aliados de la Alianza Atlántica la nueva estrategia norteamericana en el centro de Asia. "Sólo con el trabajo común conseguiremos derrotar las amenazas para la seguridad que nos presenta el siglo XXI, como (la red terrorista internacional) Al Qaeda. Fue alentador que nuestros aliados apoyaran nuestras estrategias para Afganistán y Pakistán", afirmó.

"Que nadie se confunda, vivimos en un mundo peligroso, y hay que ser fuertes y estar alerta ante estas amenazas. No permitamos que nuestras diferencias nos impidan trabajar juntos para conseguir soluciones esenciales para nuestro éxito y nuestra supervivencia", añadió el presidente estadounidense.