Obama comienza mañana una gira por Europa para forjar una nueva relación con los aliados

  • Washington, 30 mar (EFE).- Barack Obama comienza este martes su primera gira por Europa como presidente de EE.UU., en la que buscará forjar una nueva relación con los aliados y persuadirles de sus propuestas económicas y de su estrategia sobre Afganistán.

Obama comienza mañana una gira por Europa para forjar una nueva relación con los aliados

Obama comienza mañana una gira por Europa para forjar una nueva relación con los aliados

Washington, 30 mar (EFE).- Barack Obama comienza este martes su primera gira por Europa como presidente de EE.UU., en la que buscará forjar una nueva relación con los aliados y persuadirles de sus propuestas económicas y de su estrategia sobre Afganistán.

Para Obama, será la primera prueba de su capacidad de liderazgo mundial. Llega a Europa acompañado de una enorme popularidad en el continente, pero también con diferencias netamente visibles.

Esas diferencias se dejarán sentir desde la primera etapa del viaje, Londres, para participar en la cumbre del Grupo de los Veinte (G20).

Según el consejero adjunto de Seguridad Nacional, Denis McDonough, las prioridades de la Casa Blanca para esa cumbre serán garantizar medidas para estimular la economía, la reforma del sistema regulador financiero, la lucha contra el proteccionismo y vías para evitar que la crisis contagie a los mercados emergentes.

Pero Washington ha renunciado a su propuesta de que los países desarrollados destinen el equivalente al 2 por ciento de su Producto Interior Bruto (PIB) a planes de estímulo, algo que el primer ministro checo, Mirek Topolanek, había descrito como "el camino a la perdición".

En cambio, ha dejado ahora claro que no dictará a las naciones el monto de la cifra que deben destinar a los planes de estímulo. Estados Unidos aprobó en febrero un programa por valor de 787.000 millones de dólares.

Con ello, y con el hincapié que EE.UU. quiere ahora poner en la reforma del sistema regulador -delineada el jueves por el secretario del Tesoro, Timothy Geithner-, Washington ha tendido un ramo de olivo a sus socios, que querían que primaran esas reformas en la cumbre.

El riesgo ahora, a juicio de Michael Schrage, experto en economía internacional del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS), es que el consenso que se alcance en Londres opte por el mínimo común denominador.

"Hay un riesgo auténtico de una desconexión entre el nivel de los desafíos que afrontamos y lo que se vaya a conseguir en una cumbre de un día, especialmente cuando el Gobierno de EE.UU. apenas lleva unas semanas en el cargo", declaró Schrage.

Obama no solo tendrá que demostrar liderazgo en Londres, donde además de participar en el cónclave se reunirá también con su colega chino, Hu Jintao, y el mandatario ruso, Dmitri Medvédev, entre otros.

También deberá demostrarlo en la siguiente etapa, en la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania), donde presentará a los aliados la estrategia que anunció el pasado viernes para Afganistán y Pakistán, y que tendrá como eje el combate a la red Al Qaeda.

Washington ha renunciado a pedir una mayor contribución de tropas, ante el escaso apetito existente entre los socios de la Alianza Atlántica.

E su lugar, va a reclamar una mayor implicación en la formación de las fuerzas de seguridad afganas -otra de las prioridades de EE.UU.- y en la protección de las elecciones previstas para el 20 de agosto.

Según Stephen Flanagan, también del CSIS, la meta de Obama en esa cumbre, en la que también se abordarán las relaciones con Rusia y el nuevo concepto estratégico de la OTAN, será "equilibrar la sensación de que es un presidente líder con la impresión de que es un presidente que escucha".

Praga, el 4 y el 5 de abril, será la tercera etapa del viaje y donde asistirá a la tercera cumbre, con la Unión Europea (UE), una "gran oportunidad para unas relaciones más estrechas", a juicio del experto en relaciones trasatlánticas Reginald Dale.

Dale advirtió, sin embargo, que hasta el momento Obama no cuenta "con experiencia ni conocimiento de Europa, ni ha mostrado mucho instinto hacia el continente".

En su opinión, "Europa ama más a Obama de lo que Obama ama a Europa". Pone como ejemplo los traspiés diplomáticos, como el regalo de unos DVDs, durante la reciente visita del primer ministro británico, Gordon Brown, a Washington.

Durante la etapa de Praga, el jefe de la Casa Blanca, que pronunciará un discurso sobre proliferación, también se reunirá con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, en la primera ocasión en que los gobernantes de ambos países sostienen una bilateral en cinco años.

La gira de Obama concluirá su periplo con una estancia en Turquía, los días 6 y 7, durante la que se reunirá con las autoridades de ese país y participará en una mesa redonda con jóvenes europeos.