Obama concluye una gira por Europa que abrió un nuevo diálogo con sus socios

  • Estambul, 7 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, concluyó hoy en Estambul su primera gira por Europa, en la que su resultado más tangible ha sido la apertura de una nueva relación de diálogo con socios para, según la Casa Blanca, "cosechar los frutos" en el futuro.

Obama concluye una gira por Europa que abrió un nuevo diálogo con sus socios

Obama concluye una gira por Europa que abrió un nuevo diálogo con sus socios

Obama concluye una gira por Europa que abrió un nuevo diálogo con sus socios

Obama concluye una gira por Europa que abrió un nuevo diálogo con sus socios

Estambul, 7 abr (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, concluyó hoy en Estambul su primera gira por Europa, en la que su resultado más tangible ha sido la apertura de una nueva relación de diálogo con socios para, según la Casa Blanca, "cosechar los frutos" en el futuro.

Obama partió hoy a las 2.20 horas (12.20 GMT) de la principal ciudad turca tras una agotadora gira de ocho días, por cinco países y tres cumbres, en la que ha mantenido catorce bilaterales con sendos jefes de Estado y de Gobierno, ha pronunciado dos discursos y ha mantenido dos encuentros con jóvenes.

Hoy se reunió con estudiantes turcos, a los que expresó su "profundo compromiso" de establecer "una relación basada en el interés y el respeto mutuo con el mundo musulmán".

En Londres, la primera etapa de la gira, participó en la cumbre del G20; en Estrasburgo asistió a la cumbre de la OTAN; siguió Praga, donde se reunió con la UE y propuso una estrategia, y Ankara, para un encuentro con las autoridades turcas y tender puentes con el mundo islámico.

Sus actividades han abarcado todos los aspectos de la política exterior estadounidense: económico, de defensa, contra la proliferación nuclear, los lazos con el mundo musulmán e incluso el cambio climático.

A lo largo de las diferentes etapas, Obama puso el énfasis en dejar claro que ha empezado una nueva era en las relaciones. Palabras como "diálogo", "consenso", "conciliación", "lo que nos une", salpicaron sus intervenciones.

En reciprocidad, los líderes exaltaron el "liderazgo" y la "visión" del nuevo mandatario estadounidense, que durante su visita pudo palpar también la adoración de un público europeo encantado tanto con el mensaje conciliador del presidente como con el "glamour" que derrochan él y la primera dama, Michelle Obama.

La Casa Blanca se marcha satisfecha. Asegura que el objetivo principal de la gira era "restablecer unas relaciones que se habían distanciado" y "comenzar el proceso de acercamiento con el mundo".

David Axelrod, asesor político de Obama, declaró hoy el viaje "enormemente productivo" y aseguró que ha servido no sólo para empezar a establecer relaciones personales con los líderes del mundo sino también para sentar las bases de una relación de consenso cuyos resultados se verán en el futuro.

"Uno siembra, uno cultiva y después cosecha. Con el tiempo, las semillas que hemos sembrado aquí van a ser muy, muy valiosas", declaró Axelrod a la prensa que ha acompañado al presidente en su viaje.

Entre los resultados concretos, la Casa Blanca destaca el logro de un documento de consenso en el G20 en Londres que fija una serie de medidas para la regulación del sistema financiero. Y, también en Londres, el acuerdo con Rusia para diseñar un nuevo tratado de desarme nuclear.

La Casa Blanca se declara también satisfecha por el resultado de la cumbre de la OTAN, en la que Obama obtuvo el respaldo de los aliados a su nueva estrategia para Afganistán y Pakistán y la promesa de cerca de 5.000 soldados más para tareas de adiestramiento de las fuerzas afganas y de protección de las elecciones.

Resalta asimismo las labores de mediación de Obama que hicieron que Turquía retirara sus objeciones contra el nombramiento del primer ministro danés Anders Fogh Rasmussen como próximo secretario general de la OTAN.

No ha conseguido, sin embargo, que la cumbre del G20 adoptara planes de estímulo económico, como quería Obama, o que los aliados comprometieran soldados a un plazo más largo.

El portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, asegura que nunca se esperó lograrlo todo en un primer viaje. "No esperábamos que los cielos se abrieran y las aguas del mar se separaran. Eso aún va a llevar algunas semanas", ironizó.

"La idea -aseguró- era sentar una base de confianza y eso es lo que hemos empezado a hacer".

Si esta fórmula arroja resultados a largo plazo está por ver. Sus siguientes pruebas internacionales serán, además de la inminente cumbre de las Américas, el G8 en julio en Italia -al que probablemente se sume una visita a Moscú- y la próxima cita del G20, en otoño.

Por el momento, tras la adoración y la adulación recibidas en Europa, desde mañana, Obama vuelve a la Casa Blanca y a su gran quebradero de cabeza cotidiano: cómo resolver la crisis económica de EEUU.