Obama defiende los puntos clave de sus presupuesto

WASHINGTON, 21 (EUROPA PRESS) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, renovó hoy su compromiso de mantenerse firme en los puntos clave de los presupuestos que ha elaborado su Administración. Sin embargo, aseguró que hay margen para el diálogo con los congresistas para facilitar su aprobación parlamentaria. "Indudablemente cambiará", afirmó de unos presupuestos que prevén una cifra récord del gasto y un incremento sin precedentes del déficit público durante el tradicional discurso semanal de los sábados. Obama defendió nuevamente su presupuesto de 3.550 millones de dólares (unos 2.578 millones de euros) para el año fiscal 2010, una parte primordial de sus esfuerzos por rescatar la economía de su peor crisis en décadas. "Es un hito económico para el futuro, una visión de Estados Unidos donde el crecimiento no está basado en burbujas de especulación inmobiliaria o bancos sobrevalorados, sino sobre una firme base de inversión en energía, educación y atención sanitaria que llevará a una prosperidad real y duradera", afirmó. Las comisiones de presupuesto del Senado y la Cámara de Representantes comenzarán a abordar directamente los primeros presupuestos de Obama la semana próxima. Los republicanos e incluso algunos de los aliados demócratas de Obama, que controlan el Congreso, se han quejado de que el presupuesto es demasiado costoso. El plan proyecta un déficit de 1.750 millones de dólares para ese año fiscal y 1.170 millones de dólares para el próximo. Expertos en presupuestos del Congreso dieron a conocer el viernes un pronóstico aún más sombrío, proyectando un déficit de 1.800 millones de dólares para este año, lo que podría complicar los esfuerzos de Obama por lograr la aprobación de su programa de gastos para el 2010. Obama salió al paso de las críticas: "Esas inversiones no son una lista de deseos en prioridades que saqué de la nada. Son la parte central de una amplia estrategia para el crecimiento de esta economía en la que atacamos los problemas que la han afectado durante mucho tiempo: el alto costo del sistema de salud y nuestra dependencia del petróleo extranjero, nuestra deficiente educación y el déficit fiscal", indicó. Tras recordar a los auditores que heredaron un "desastre fiscal" de su predecesor republicano, George W. Bush, Obama reiteró su compromiso de recortar el déficit a la mitad para fines de su mandato. En cualquier caso, Obama destacó que hay espacio para un compromiso con demócratas y republicanos. "Mientras la Cámara y el Senado abordan este presupuesto la semana próxima, los detalles específicos y las sumas de este plan de gastos indudablemente cambiarán", dijo Obama. "Esa es la parte sana y normal del proceso", señaló. El mandatario instó a los legisladores a actuar con un sentido de urgencia, indicando que "los desafíos que afrontamos son demasiado grandes para ignorarlos".