Obama pide "paciencia" ante la crisis financiera porque ya se ven "señales de progreso"

WASHINGTON, 25 (Reuters/EP) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pidió ayer "paciencia" a la sociedad y recalcó que el país superará la actual crisis financiera, tal y como defendió en una rueda de prensa televisada en la que subrayó que las últimas iniciativas ayudarán a reforzar las "señales de progreso" ya detectadas en el sistema". "Nos recuperaremos de esta recesión", pero "llevará tiempo", dijo Obama, en su segunda comparecencia televisada en horario de máxima audiencia desde que juró su cargo como presidente el pasado 20 de enero. El mandatario norteamericano alegó que la administración mantiene una "estrategia coherente diseñada para atajar esta crisis desde todos los frentes". "Es una fórmula para crear empleo, ayudar a los propietarios responsables, reactivar el préstamo, y hacer crecer nuestra economía a largo plazo", agregó. Obama aseveró que ya se ven "señales de progreso" tras las últimas iniciativas en materia económica, iniciadas incluso con la anterior administración y reforzadas por el plan de estímulo de 787.000 millones y el presupuesto récord de 3,55 billones para el próximo año fiscal. Sin embargo, cualquier hipotético avance ha quedado eclipsado estas semanas por las primas de 165 millones de dólares pagadas a directivos de la aseguradora AIG, ya que ni el propio Obama entiende cómo una empresa ayudada por el Estado para evitar su quiebra puede realizar estos desembolsos millonarios. El presidente condenó de nuevo esta práctica y entendió la "indignación" generalizada, si bien dijo que las "recompensas desorbitadas" en Wall Street forman ya parte del pasado. AYUDAR A LOS BANCOS El presidente norteamericano defendió las bondades del plan del Departamento del Tesoro mediante el cual el Gobierno desembolsará un billón de dólares con el objetivo de depurar los activos tóxicos de las entidades financieras y que, de esta forma, comiencen a prestar dinero. Obama afirmó que el secretario del Tesoro, Timothy Geithner, ha demostrado con esta propuesta que es posible estabilizar el sistema bancario. "Estoy seguro de que habrán más críticas y deberemos hacer más ajustes, pero nos estamos moviendo en la dirección correcta", remarcó. Asimismo, el inquilino de la Casa Blanca confía en que legisladores y sociedad respalden la propuesta de dotar al Departamento del Tesoro de más competencia para actuar ante los problemas de las entidades financieras antes de que provoquen un efecto cadena en los mercados. "Deberíamos haberlo conseguido mucho antes para que ninguna institución en riesgo pueda derribar el sistema financiero", añadió, utilizando términos como "cuarentena" para referirse a la posible solución. En este sentido, Obama apuntó que el Gobierno debe supervisar cómo trata la Corporación Federal de Seguro de Depósitos (FDIC) a las entidades problemas para crear un regulador que cierre firmas financieras no bancarias. MIRANDO AL EXTERIOR El inquilino de la Casa Blanca no ha querido centrar toda la conferencia en las medidas económicas para sacar al país de la recesión y ha recordado también dos asignaturas clave de Washington en materia de política exterior: México y Oriente Próximo. En ese sentido, Obama declaró que Estados Unidos está preparado para "hacer más" si el aumento de tropas mexicanas desplegadas en la frontera entre ambos países no consigue reducir la violencia ligada al narcotráfico. "Vamos a continuar analizando la situación, y si las medidas no funcionan, entonces haremos más", afirmó Obama durante su intervención. El compromiso de Obama para erradicar la ola de violencia en la zona se produce apenas días después de que el presidente mexicano, Felipe Calderón, lamentase que Estados Unidos no estaba haciendo lo suficiente para acabar con el crimen organizado. Washington se marca entre las prioridades abordar la violencia en el estado de Chihuahua, frenar el flujo constante de armas y apoyar al Ejército mexicano. Además, también es posible que se incluya en la iniciativa temas de seguridad y, de forma concreta, la presencia de los cárteles en ciudades de Estados Unidos. Durante su comparecencia ante los periodistas, el demócrata también se refirió a la situación actual en Oriente Próximo y, en ese sentido, fue tajante al recordar que el 'status quo' es insostenible en el conflicto entre israelíes y palestinos, y que es crucial para Washington avanzar en de cara a la creación de dos estados. "No es más fácil de lo que era antes, pero creo que es igual de necesario", afirmó el mandatario en la rueda de prensa televisada al ser preguntado sobre si pensaba que el nuevo Gobierno israelí que se va a formar por primer ministro designado, Benjamin Netanyahu, dificultaría el proceso de paz. "Lo que tenemos claro es que el 'status quo' es insostenible, que es crucial que nosotros avancemos en la solución de dos Estados, donde israelíes y palestinos puedan vivir uno al lado del otro en sus propios países con paz y seguridad", indicó. Finalmente y respecto a la cuestión nuclear iraní, vaticinó que no espera cambios en las relaciones entre Washington y Teherán, aunque previó avances en el futuro de cara a resolver los problemas entre las dos potencias. Obama lanzó un mensaje sin precedentes la semana pasada a los iraníes y defendió en un video un "nuevo comienzo" de los esfuerzos diplomáticos bilaterales entre ambas naciones. No obstante, los líderes iraníes calificaron su mensaje de "retórico" y demandaron acciones más concretas por parte de Washington. "Algunas personas dicen 'bueno, ellos nunca han garantizado que estén eliminando su programa de armamento nuclear o que vayan a dejar de respaldar las acciones terroristas'. No esperamos eso, esperamos que logremos muchos avances en este frente", declaró el mandatario norteamericano al final de su intervención.