Obama renuncia a designar un "zar" para el sector automotriz

  • Washington, 16 feb (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, ha descartado la designación de un "zar" para dirigir el rescate del sector del automóvil y optará por la creación de una comisión especial, según informan hoy medios locales.

Obama renuncia a designar un "zar" para el sector automotriz

Obama renuncia a designar un "zar" para el sector automotriz

El Gobierno de EEUU apura a los fabricantes de vehículos al acercarse un plazo para presentar sus planes

El Gobierno de EEUU apura a los fabricantes de vehículos al acercarse un plazo para presentar sus planes

Washington, 16 feb (EFE).- El presidente de EEUU, Barack Obama, ha descartado la designación de un "zar" para dirigir el rescate del sector del automóvil y optará por la creación de una comisión especial, según informan hoy medios locales.

El secretario del Tesoro, Timothy Geithner, y el presidente del Consejo Económico Nacional, Lawrence Summers, encabezarán la nueva comisión, según indicaron "altos cargos" de la Administración a los que cita, sin identificarlos, "The Wall Street Journal".

La decisión de Obama de renunciar a la idea de su antecesor, George W. Bush, de nombrar a un "zar del motor" para mediar entre el gobierno, la industria automotriz, los sindicatos y las otras partes involucradas, se conoce la víspera de la presentación por parte de las compañías de sus propuestas para la reestructuración del sector.

La Administración Bush ya se había comprometido con la concesión de créditos de 17.400 millones de dólares a dos de los "tres grandes" fabricantes estadounidenses de automóviles: GM y Chrysler.

Se cree que ambos pedirán financiación adicional para salvarse de la quiebra, en los planes empresariales que deberán presentar mañana.

También se especula con que el tercero de los "grandes", Ford, pese a que no tiene que presentar ninguna propuesta debido a que no participó en el acuerdo que benefició a los otros dos, sí va a reclamar que los sindicatos le apliquen las mismas concesiones que acepten hacer a GM y Chrysler.

El propio Obama se reserva para sí la última palabra sobre el eventual acuerdo para el sector, según un "alto funcionario" al que cita el diario "The New York Times".