Obama sugiere que habrá más ayudas para el automóvil si los fabricantes cumplen sus compromisos

Obama sugiere que habrá más ayudas para el automóvil si los fabricantes cumplen sus compromisos

Obama sugiere que habrá más ayudas para el automóvil si los fabricantes cumplen sus compromisos

WASHINGTON, 26 (Reuters/EP) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dejó entrever hoy que las empresas de la industria del automóvil del país podrían recibir "alguna" ayuda oficial, si cumplen los compromisos de reestructuración de sus negocios. "Voy a hacer algunos anuncios en los próximos días sobre la industria del automóvil", indicó el presidente estadounidense, que realizó estas declaraciones en un encuentro virtual en el que respondió preguntas de los ciudadanos sobre la situación económica. El inquilino de la Casa Blanca manifestó que los fabricantes y el Gobierno están trabajando conjuntamente en los programas de reestructuración. "Les daremos alguna ayuda", comentó Obama, quien admitió que este tipo de iniciativas "no son populares". "Si (los fabricantes de vehículos) no son capaces de ejecutar los cambios y las reestructuraciones que sean necesarias, no pondré a su disposición el dinero de los contribuyentes", advirtió el presidente estadounidense. El grupo de trabajo que supervisa la evolución de las empresas de automoción ha dado de plazo hasta el 31 de marzo para determinar si General Motors y Chrysler, que han recibido 17.400 millones de dólares de la Administración (unos 12.800 millones de euros al cambio actual) son compañías viables. Obama indicó que todos los agentes de la industria del automóvil tendrán que hacer sacrificios para conseguir un camino sostenible. "Todo el mundo tendrá que poner de su parte: los accionistas, los trabajadores, los acreedores, los proveedores, los concesionarios...Todo el mundo debe reconocer que el actual modelo es insostenible", añadió. El presidente indicó que los constructores deberían producir coches más eficientes en lugar de grandes todoterrenos, y destacó que la crisis económica también ha afectado a fabricantes de otros países. A su juicio, los fabricantes estadounidenses tendrán que hacer "cambios drásticos", y nunca volverán a recuperar la cuota de mercado que tuvieron en los años cincuenta del siglo pasado.