El Gobierno brasileño rechaza el peligro de recesión y prevé una mejoría para fin de año

  • Brasilia, 10 mar (EFE).- El Gobierno de Brasil rechazó hoy la posibilidad de que el país pueda entrar en una recesión técnica en el primer trimestre de este año y previó una recuperación de la economía local a partir del segundo semestre.

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La economía brasileña creció un 5,1% en 2008 pero cayó un 3,6% en el último trimestre

La economía brasileña creció un 5,1% en 2008 pero cayó un 3,6% en el último trimestre

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

Brasilia, 10 mar (EFE).- El Gobierno de Brasil rechazó hoy la posibilidad de que el país pueda entrar en una recesión técnica en el primer trimestre de este año y previó una recuperación de la economía local a partir del segundo semestre.

"Todo indica hasta ahora que no habrá recesión técnica, porque ya tenemos señales de recuperación en el primer trimestre", afirmó el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien compareció ante la prensa para explicar la brusca caída del 3,6% del Producto Interior Bruto (PIB) en el cuarto trimestre de 2008.

Mantega señaló que el primer semestre de este año la economía brasileña crecerá menos que el del año pasado, pero que se mantendrá en cifras positivas y "acelerará más" a partir de la mitad del año.

No obstante, admitió que ante el escenario actual será "difícil" alcanzar la meta de crecimiento del 4 por ciento fijada para 2009 y aseguró que el Gobierno va a aguardar unos meses, a un momento "más estable" para realizar una previsión más segura.

"Continuaremos tomando medidas y activando la economía con programas para salir de la crisis antes que otros. Seremos unos de los pocos países del mundo que terminen 2009 con el PIB en positivo", aseguró.

El ministro explicó que el sector más afectado ha sido el de los exportadores que no han podido sustituir la caída de la demanda internacional por el consumo interno, como el caso de los automóviles, el acero y la industria de componentes para automoción.

El sector de automoción, que despacha un 30 por ciento de sus pedidos en los mercados exteriores, ha sufrido una caída del 60 por ciento de sus ventas internacionales, detalló.

Mantega atribuyó la caída de las ventas a la crisis de los países avanzados y mostró confianza en que la situación cambie cuando el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, implemente las medidas de rescate de la economía.

Asumió que el consumo interno también se ha visto afectado por la disminución del crédito y por la "prudencia" de algunos consumidores, que han aplazado compras, pero vaticinó una recuperación de este indicador por la mejoría del crédito.

Según Mantega, uno de los efectos de la disminución del consumo ha sido el debilitamiento de las importaciones, que está siendo "más fuerte" que el de las exportaciones.