ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

G-20.- Más de 2.500 policías controlarán desde hoy la seguridad en una operación que costará casi 8 millones de euros

LONDRES, 1 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Eva Martínez Millán) Más de 2.500 agentes de policía de seis fuerzas de seguridad británicas diferentes, liderados por la Metropolitana de Londres, se encargarán de controlar a partir de hoy la seguridad con motivo de la cumbre del G-20 que se celebra mañana y que llevará ya este miércoles a un importante dispositivo debido a las manifestaciones previstas y a los actos que comenzarán a protagonizar los líderes mundiales. La operación, denominada 'Glencoe', tendrá un coste de 7,2 millones de libras (unos 7,8 millones de euros) y según Scotland Yard representa una de las "más amplias y complicadas" jamás dirigidas en relación al mantenimiento del orden público. Así, todos los profesionales de la policía han visto canceladas las libranzas y ya se han emitido alertas tanto a los hospitales como a los negocios de la capital británica, especialmente los ubicados en el entorno de la City financiera. La estrategia de seguridad para este G-20, que supondrá la primera presencia en Europa de Barack Obama desde que tomó posesión como presidente de Estados Unidos el pasado enero, suma un total de 84.000 horas de trabajo de los agentes, que se centrarán de forma específica en la conocida como 'Milla cuadrada' londinense, donde hoy mismo se concentrarán las protestas de los manifestantes, que podrían superar los 100.000. Encabezados por la campaña 'Fossil and Financial Fools Day', debido a la coincidencia con el Día de los Inocentes en Reino Unido, y por el grupo 'G-20 Meltdown', las manifestaciones principales prevén partir de las cuatro estaciones de metro de acceso al distrito económico --Moorgate, London Bridge, Cannon Street y Liverpool Street-- y converger a las 12.00 horas (una más en la península) frente a la sede del Banco de Inglaterra. Además, otras organizaciones prevén completar la jornada de protestas en la víspera de la cumbre con el levantamiento de tiendas de campaña en una de las avenidas más concurridas de Londres, como es el caso de 'Climate Camp', mientras que la coalición 'Stop the War' ha preparado una marcha desde la sede de la Embajada de Estados Unidos hasta la céntrica plaza de Trafalgar Square, habitual escenario de protestas en Londres. CONSEJOS En este contexto, se ha aconsejado a las compañías con sede en la City que cancelen toda reunión que no sea urgente y los trabajadores han sido advertidos con circulares internas de que mantengan un perfil bajo en la jornada de hoy para evitar complicaciones. Así, muchos han recibido la recomendación de que dejen el traje en casa y vayan vestidos de forma informal para pasar más desapercibidos ante la ira de los manifestantes. Se trata también de una de las razones por las que algunos de los negocios del área financiera tienen previsto mantener sus puertas cerradas en la jornada de hoy, en la que, además, comenzarán estrictos controles en las inmediaciones del edificio ExCel en el que se celebrará la cumbre. Las medidas se prevén tan rigurosas que las autoridades locales han advertido a los vecinos de que podrían tener problemas para acceder a sus propias viviendas y se les ha insistido en la necesidad de que cuenten constantemente con documentación, a poder ser doble. Además, tres estaciones del servicio ferroviario DLR que comunica con los 'docklands', el área donde se ubica el emplazamiento de este G-20, permanecerán cerradas, así como algunas carreteras próximas al centro, con el objetivo de garantizar la seguridad de los participantes en la cumbre y evitar la reedición de altercados como los que se produjeron en las protestas antiglobalización de los años 2000 y 2001.