La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

  • Sao Paulo, 10 mar (EFE).- La crisis mundial golpeó de lleno a la economía brasileña en el cuarto trimestre del año pasado, en el cual su Producto Interior Bruto (PIB) cayó el 3,6% en comparación con el tercer trimestre, según datos oficiales divulgados hoy.

La economía brasileña creció un 5,1% en 2008 pero cayó un 3,6% en el último trimestre

La economía brasileña creció un 5,1% en 2008 pero cayó un 3,6% en el último trimestre

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

La crisis mundial golpea a la economía brasileña en el cuarto trimestre de 2008

Sao Paulo, 10 mar (EFE).- La crisis mundial golpeó de lleno a la economía brasileña en el cuarto trimestre del año pasado, en el cual su Producto Interior Bruto (PIB) cayó el 3,6% en comparación con el tercer trimestre, según datos oficiales divulgados hoy.

La caída del PIB entre octubre y diciembre de 2008 fue la mayor para un trimestre desde 1996, señaló el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El resultado no impidió que Brasil consiguiera en el 2008 un crecimiento del PIB del 5,1%, pero prendió las alarmas entre empresarios y economistas, que temen que la crisis siga causando estragos y que el crecimiento de este año esté en entredicho, a pesar del optimista discurso oficial.

"Todo indica hasta ahora que no habrá recesión técnica, porque ya tenemos señales de recuperación en el primer trimestre", afirmó el ministro de Hacienda, Guido Mantega, quien sin embargo admitió que será "difícil" alcanzar la meta de crecimiento del 4% fijada para 2009.

Según el ministro, el Gobierno seguirá "tomando medidas y activando la economía con programas para salir de la crisis antes que otros".

"Seremos unos de los pocos países del mundo que terminen 2009 con el PIB en positivo", aseguró.

Sin embargo, los gremios consideran que la situación es más delicada de lo que pregona el Gobierno, pues en los últimos meses ha aumentado el desempleo, principalmente en el sector industrial, y ha disminuido el consumo por las restricciones al crédito.

La industria, uno de los pilares de la economía brasileña, registró en el cuatro trimestre una contracción del 7,4% en comparación con el tercero, mientras que en los sectores agropecuario y de servicios la bajada fue del 0,5 y el 0,4%, respectivamente.

Ante ese panorama, el presidente de la Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP), Paulo Skaf, pidió hoy que la tasa básica de interés, que está en el 12,75% anual, sea reducida por el Banco Central al 8% para permitir un mayor crecimiento en 2009 y evitar la desaceleración o algo peor, una recesión.

Skaf comentó que para equilibrar la desaceleración "la industria deberá crecer, a partir de febrero, un 2% en todos los meses del año" y así "generar consumo".

Más pesimista, la Confederación Nacional de Industria (CNI) vaticinó anoche que la economía nacional se estancará este año con un crecimiento cercano al cero por ciento.

Por su parte, analistas del Banco Fibra señalaron a Efe que "las revisiones negativas para el escenario económico de 2009 continúan".

"No comenzamos bien el año y ya tenemos informaciones suficientes para revisar nuestras proyecciones por debajo de los cálculos", apuntaron los economistas Maristella Ansanelli y Flavio Mendes.

Subrayaron que "la fuerte paralización de la actividad que presenciamos en el final de 2008 deberá sentirse en 2009 y los datos del mercado de trabajo deben reflejar todavía más los efectos de la crisis en el primer trimestre de este año".

Para estos especialistas, el crecimiento del PIB en 2009 deberá ser inferior al 2%.

La caída del PIB en el cuarto trimestre dio argumentos a la oposición para criticar al Gobierno por el manejo que le ha dado a la crisis, de la cual el presidente Luiz Inácio Lula da Silva dijo en noviembre pasado que, en caso de llegar a Brasil, sería una pequeña marea y no el tsunami que ha barrido a otros países.

El diputado Rodrigo Maia, presidente del partido Demócratas (DEM), declaró a periodistas que la gestión del Gobierno demuestra "incompetencia e irresponsabilidad".

"El presidente Lula continuó tratando la crisis como algo pasajero y no se anticipó tomando medidas en el momento adecuado, cuando la economía estaba bien", dijo.

Sin embargo, desde octubre el Gobierno ha tomado medidas para facilitar la participación de los bancos estatales en instituciones financieras privadas y de la construcción civil, además de facilitar el crédito para el consumo, en especial el destinado al sector automotriz, con el fin de aliviar los efectos de la crisis.