Londres espera que los intereses de Latinoamérica tengan un hueco en la cumbre del G-20

  • Londres, 6 mar (EFE).- El Gobierno británico, anfitrión de la cumbre del G-20 (grupo de 20 países ricos y economías emergentes) que se celebrará el 2 de abril en Londres, manifestó hoy su esperanza de que los intereses de Latinoamérica tengan un hueco en la reunión.

Londres convoca una reunión a puerta cerrada de dirigentes empresariales del G20

Londres convoca una reunión a puerta cerrada de dirigentes empresariales del G20

Londres, 6 mar (EFE).- El Gobierno británico, anfitrión de la cumbre del G-20 (grupo de 20 países ricos y economías emergentes) que se celebrará el 2 de abril en Londres, manifestó hoy su esperanza de que los intereses de Latinoamérica tengan un hueco en la reunión.

"Deseamos garantizar que la agenda de los países más pobres está sobre la mesa de la cumbre", dijo Lord Malloch-Brown, representante especial del primer ministro británico, Gordon Brown, para la conferencia.

Malloch-Brown -quien también ejerce de secretario de Estado británico de Exteriores para África, Asia y la ONU- espera que Argentina, Brasil y México (los tres países latinoamericanos que acudirán a la reunión) "hablen en nombre del resto de la región".

En representación de la región estarán en Londres los presidentes de Argentina, Cristina Fernández; Brasil, Luiz Inacio Lula da Silva; y México, Felipe Calderón, quienes, según el secretario de Estado, deben desempeñar un papel de "portavoces" de Latinoamérica.

En una comparecencia en la Asociación de la Prensa Extranjera, con sede en el centro de la capital británica, el representante de Gordon Brown remarcó el "caso particular" de Lula, a quien elogió por ser "portavoz de asuntos relacionados con la pobreza global".

Malloch-Brown subrayó que el Gobierno del Reino Unido, en su papel de anfitrión de la cumbre, quiere asegurarse de que "las soluciones no se limitan a los países del G-20 que se sienten a la mesa" y se extienden a naciones de regiones como América Latina.

Uno de los grandes objetivos de la reunión, precisó, es lograr que "las necesidades de los países pobres y de ingresos medios se analizan en la cumbre, especialmente la financiación y el apoyo que necesitan y que no están disponibles a nivel nacional".

A ese respecto, los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de 19 países latinoamericanos reclamaron el pasado febrero en Oporto (norte de Portugal) un mayor papel de las economías en desarrollo de cara a participar en las reformas de las instituciones financieras internacionales.

Sobre esas instituciones financieras, Malloch-Brown se mostró partidario, tal y como ha propuesto España (país que tendrá silla propia en la cumbre), de una reforma del Fondo Monetario Internacional (FMI).

El político británico cree que, aparte de incrementar los recursos del FMI, resultaría conveniente "una fuerte reforma de la gestión" de ese organismo multilateral.

Asimismo, el secretario de Estado abogó por "la reforma del modelo de préstamo" del Fondo, así como por variar su composición para "reflejar de manera más apropiada la economía política global de hoy día".

"No obstante, advirtió, "no todo eso puede hacerse el 2 de abril", aunque "se puede obtener un compromiso para llevarlo a cabo".

En resumidas cuentas, el enviado especial de Gordon Brown, que recientemente viajó a Argentina para coordinar los preparativos de la reunión de abril, resaltó que "ningún líder puede permitir que fracase la cumbre".

Malloch-Brown indicó también que el G-20 busca "limitar el impacto de la desaceleración económica", "reparar el daño hecho al sistema financiero", "luchar contra el proteccionismo" y "hacer que la recuperación económica sea lo más ecológica posible".

Entre los jefes de Estado y de Gobierno que vendrán a la capital británica destaca el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y figura igualmente el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.