López Garrido espera un mensaje de política antiproteccionista tras el G-20

  • Madrid, 31 mar (EFE).- El secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido, aseguró hoy que espera que de la próxima reunión del G-20, que se celebrará el 2 de abril en Londres, salga un mensaje de política "antiproteccionista" en todas sus dimensiones.

López Garrido espera un mensaje de política antiproteccionista tras el G-20

López Garrido espera un mensaje de política antiproteccionista tras el G-20

Madrid, 31 mar (EFE).- El secretario de Estado español para la Unión Europea, Diego López Garrido, aseguró hoy que espera que de la próxima reunión del G-20, que se celebrará el 2 de abril en Londres, salga un mensaje de política "antiproteccionista" en todas sus dimensiones.

López Garrido hizo esta consideración durante su comparecencia en la Comisión mixta para la UE celebrada en el Congreso de los Diputados, en la que añadió que además del proteccionismo económico, el G-20 también tienen que luchar contra otros menos "evidentes" como el político.

En este sentido, explicó que si los países europeos entran en la tentación "del sálvese quien pueda", nos encontraríamos ante "una amenaza real" al proyecto europeo que es "solidario, de cohesión y no proteccionista".

El secretario de Estado español para la UE también manifestó su deseo de que de la citada reunión salga un mensaje de "unidad" para luchar contra la crisis y añadió que los países europeos irán al G-20 con una posición "única y con medidas globales".

Para López Garrido, la UE nunca ha tenido una presencia más fuerte en el mundo que la que está protagonizando en este momento, no sólo porque ha aumentado su perímetro de influencia, sino porque también aparece más como "sujeto político e interviene como un sujeto conjunto".

Además, sobre las medidas que está aprobando la Unión para luchar contra la crisis, el secretario de Estado español explicó que se enmarcan dentro de la Estrategia de Lisboa, un plan, aprobado en el año 2000 que preveía convertir a la UE en la economía más competitiva y dinámica del mundo antes del 2010.

Concretamente, indicó que su renovación deberá ser una de las cuestiones a las que deberá hacer frente España durante su presidencia de la UE, un cargo que ostentará durante el primer semestre de 2010.

Sobre este asunto, añadió que los objetivos de la Estrategia de Lisboa deben enfatizar en algunos aspectos como las reformas estructurales, las políticas sociales, el desarrollo sostenible y lucha contra el cambio climático.

Además, prevé potenciar la dimensión exterior de la UE, mejorar la formación y la educación, fomentar la I+D+i y buscar una política de cohesión tanto territorial como social que reduzca las disparidades regionales.

Según aseguró López Garrido, también prevé potenciar el fomento del empleo.

Durante su comparecencia, el secretario de Estado de España para la UE hizo referencia al Tratado de Lisboa, sobre el que dijo que aunque Irlanda votó en contra en su referéndum, "aún estamos en el camino de conseguirlo".

En este sentido, aseguró que si entra en vigor el citado Tratado a finales de este año, corresponderá a España ponerlo en marcha.

Por su parte, la diputada del PP Soledad Becerril manifestó que el resultado de España en la Estrategia de Lisboa no ha sido "satisfactorio" porque en su opinión, "se queda muy lejos" de los objetivos marcados en el documento en cuanto a la educación o el mercado de trabajo, mientras que Juan Moscoso del Prado, del PSOE, abogó porque la UE "vaya a más", con una Estrategia de Lisboa "más intensa".

El diputado de CIU Jordi Xuclà i Costa indicó que Europa debe ser un "actor económico relevante" y pidió que se luchen contra las disparidades regionales y el diputado de IU Gaspar Llamazares reprochó a López Garrido que la UE tenga "un tono de desgana" ante la crisis y una "falta de liderazgo".