Obama cree que el G-20 marcará las pautas para la recuperación económica

Obama cree que el G-20 marcará las pautas para la recuperación económica

Obama cree que el G-20 marcará las pautas para la recuperación económica

NUEVA YORK, 30 (EUROPA PRESS) El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se mostró hoy muy optimista de cara a que la cumbre del G-20 de esta semana establezca las pautas para la recuperación económica, y declaró que los líderes mundiales saben que deben "transmitir un mensaje fuerte de unidad". En la antesala de lo que muchos consideran que puede ser la cumbre más decisiva de las últimas décadas, Obama descartó que se vaya a producir una fractura en las negociaciones entre su país y las principales economías europeas, en concreto Alemania y Francia, según informó 'Financial Times'. Sin embargo, admitió que ha habido cierta tensión sobre las medidas necesarias para impulsar el crecimiento económico mundial, lo que ha impedido que ofrezca más medidas de estímulo hasta el momento. "En todos los países hay una tensión comprensible entre los pasos necesarios para dar un empujón a la economía y el hecho de que muchos de esos pasos son muy caros", apuntó. Además, se mostró comprensivo con el "escepticismo sano de los contribuyentes" sobre el gasto excesivo de su dinero, "particularmente cuando se percibe que parte del dinero está siendo destinado a otros que son considerados los precipitadores de la crisis". Por este motivo, Obama admite que le será difícil pedir más dinero para recapitalizar el sistema bancario hasta que Wall Street convenza a los votantes de que no está malgastando el dinero. "Si los votantes perciben que es una calle de una sola dirección y que estamos poniendo más y más dinero en las instituciones sin lograr otro resultado que el de evitar la catástrofe, es más difícil argumentar intervenciones futuras", explicó. Obama, que comenzará mañana su primer gran viaje al extranjero desde que ocupa la presidencia, afirmó que ha logrado una visión en común con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, sobre la necesidad de coordinar el estímulo fiscal y la creación de nuevas regulaciones. Sin embargo, estas declaraciones parecen estar contrapuestas a las de Merkel, que no ha descartado realizar más gasto público en Alemania. Así, Obama evitó dar detalles y dijo que "respecto al estímulo, va a haber un acuerdo sobre que los países del G-20 harán todo lo necesario por promover el comercio y el crecimiento". Además, añadió que "la tarea más importante es transmitir un mensaje fuerte de unidad frente a la crisis". No obstante, Obama opinó que los líderes del G-20 se quedarán cortos respecto a sus promesas de gasto para 2010 y a la petición del Fondo Monetario Internacional (FMI), y aprovechó para pedirles que tomen "pasos serios" para que gestionen los activos tóxicos de las cuentas de sus bancos. Un borrador de un comunicado del G-20 hecho público no contiene planes específicos sobre paquetes de estímulo fiscal, aunque reitera la promesa de evitar el proteccionismo y completar las conversaciones sobre comercio mundial, que se encuentran en punto muerto.