Los feriantes reconocen que las ferias "dejan de ser populares por los altos precios" de las atracciones

SEVILLA, 19 (EUROPA PRESS)

Integrantes de la 'Asociación de Empresarios Feriantes de Andalucía, Ceuta y Melilla' afirmaron que "las ferias dejan de ser populares por los altos precios de los cacharritos", que oscilan entre dos euros y medio y cinco euros, pero indicaron también que estos altos precios se deben a que tienen que pagar a los ayuntamientos entre 8.000 y 12.000 euros, "y recuperar ese dinero en tan poco tiempo es muy difícil".

Según informó a Europa Press el representante de las atracciones infantiles, Rafael García, el Ayuntamiento les ha subido un 3,5 por ciento las tasas que tienen que pagar por instalar su atracción en el Real de la Feria. Según indicó, "esta cantidad representa la subida del IPC", pero ellos no podrán subir los precios del mismo modo "porque ya son altos para el bolsillo del público" y afirmaron que cada vez la demanda es menor.

Aseguraron tener "las carnes abiertas, ya que los cacharritos montados en los carnavales han tenido un resultado nefasto, que no han dado ni para pagar los gastos".

La Asociación de Empresarios Feriantes de Andalucía manifestó que las tarifas de las atracciones se mantendrán "igual que el año pasado", a pesar de que la subida de impuestos del Ayuntamiento, unida a la crisis, esté haciendo mella en el sector, pero "si hay poca demanda, no se pueden subir los precios".

Según los feriantes, "son demasiados impuestos por montar la atracción durante la feria" ya que no sólo hay que pagar por el suelo en el que montan las atracciones, que depende de los metros que estas ocupen, también tienen que abonar "el parking de las caravanas, turismos, remolques y tractores, así como el enganche de luz, gastos que no se recuperan en una semana".

Asimismo indicó que, contrariamente a lo que sucedía antes, las entradas "ya no son más caras en fin de semana, porque la gente de la provincia ya no acude a la feria como antes, prefieren ir a la playa o cualquier otra cosa antes que visitar la feria. Incluso podríamos decir que ahora los días del fin de semana son los más tranquilos de Feria y en los que menos personas acuden al Real", concluyó Rafael García.

A pesar de que cada año los feriantes suelen traer a la calle del Infierno alguna novedad, el representante de las atracciones infantiles no cree que esta vez "haya muchos compañeros que se atreva a gastar desde 240.000 a 420.000 euros que puede costar" una atracción de última generación.

No obstante, el presidente de la asociación, Antonio Palacios, afirmó que al menos puede que haya "un par de novedades italianas que suelen ser las atracciones más caras", pero no cree que los precios se sitúen por encima de los cuatro euros.