Los precios de los alimentos se mantienen altos en América Latina y el Caribe, según la FAO

  • Santiago de Chile, 23 abr (EFE).- Los precios domésticos de alimentos siguen altos en América Latina y el Caribe según un estudio difundido hoy por la FAO que demostró que en el 78 por ciento de los casos los valores están más elevados que hace un año.

Los precios de los alimentos se mantienen altos en América Latina y el Caribe, según la FAO

Los precios de los alimentos se mantienen altos en América Latina y el Caribe, según la FAO

Santiago de Chile, 23 abr (EFE).- Los precios domésticos de alimentos siguen altos en América Latina y el Caribe según un estudio difundido hoy por la FAO que demostró que en el 78 por ciento de los casos los valores están más elevados que hace un año.

"Por ahora, los precios siguen relativamente altos en la región a pesar de la caída en los precios internacionales de las materias primas después del auge alcanzado a mediados de 2008, y del aumento en la producción de cereales en 2008", señaló el representante regional de la FAO para la región, José Graziano da Silva.

Según el estudio, a nivel doméstico, la inflación de alimentos promedio en América Latina y el Caribe en marzo fue de 0,4%, igual a la inflación general, según el Observatorio del Hambre de la Oficina Regional de la FAO.

Este resultado refleja una menor presión inflacionaria, la cual se viene observando desde noviembre de 2008, sin embargo, la inflación acumulada anual de los alimentos (entre marzo del 2008 y marzo del 2009) para la región fue de 9,9%, superior a la inflación general de 6,5%.

En los países de América Central, por ejemplo, el precio nominal del maíz blanco, utilizado en la producción de tortillas, un elemento clave en la dieta local, a febrero de 2009 estaba entre 20 y 25% más alto que hace un año.

El informe agrega que la factura total por importaciones de cereales para los países de bajos ingresos y con déficit de alimentos de América Latina y el Caribe disminuirá a 685 millones de dólares en 2008-2009, comparados con los 997 millones de 2007-2008.

"Esperamos que la caída de los precios llegue pronto a los consumidores", afirmó Graziano quien agregó que actualmente 32 países siguen expuestos a emergencias alimentarias.

Explicó que América Latina y el Caribe, Cuba, Haití y Honduras todavía reciben ayuda internacional para recuperarse de inundaciones y huracanes pasados, que afectaron algunas áreas de sus territorios generando una situación localizada de inseguridad alimentaria.

"Aunque menores precios internacionales de los alimentos y buenas segundas cosechas han reducido el número de hogares en inseguridad alimentaria en estos países, el número se mantiene alto", subrayó.

Según las previsiones iniciales de la FAO para 2009, se espera que la producción mundial de cereales disminuya este año en un 3% con respecto al récord de 2008, aunque será la segunda mayor cosecha de todos los tiempos.

Se prevé que la mayor parte de este descenso corresponda al trigo, sobre todo debido a la significativa reducción de superficie cultivada en los países desarrollados en respuesta a la disminución de los precios internacionales.

No obstante, en el conjunto de los países en desarrollo, la producción de cereales podría permanecer cercana al buen nivel alcanzado el año pasado.

Se espera una reducción significativa en la producción de maíz debido a malas condiciones climáticas y altos precios de los insumos, aunque la FAO pronostica que la producción de arroz en Sudamérica alcance un nivel récord de 24,4 millones de toneladas, 2% mayor que el 2008.

Según el estudio, Bolivia es uno de los países más afectados en el tema de los alimentos.

"A pesar de las buenas condiciones climáticas, la producción de los principales alimentos y cultivos han sido afectadas debido a la dificultad de los agricultores por contar con diesel durante la época de siembra", puntualizó Graziano.

Señaló que debido a esta situación, el Gobierno decretó medidas para entregar licencias gratis a los pequeños agricultores para comprar diesel directamente para su propio uso.