COAG-IR de Castilla-La Mancha tilda de "irrisorias" las ayudas de los préstamos bonificados del ICO

TOLEDO, 18 (EUROPA PRESS) La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos-Iniciativa Rural (COAG-IR) de Castilla-La Mancha calificó hoy de "irrisorias" las ayudas contenidas en el acuerdo para la subvención parcial de intereses de préstamos a través del ICO para el sector agroalimentario aprobado recientemente por el Consejo de Ministros. Merced al acuerdo aprobado por el que se conceden créditos por un importe global de 1.000 millones de euros, el Gobierno realmente financiaría los prestamos en un cuarto de punto (0,25 por ciento) sobre un total de 2,5 millones de euros si las solicitudes agotaran la cuantía global habilitada, según señaló el responsable regional en funciones de COAG-IR, Alfonso Marín. "La ayuda real que podría percibir un agricultor o ganadero ascendería a 15 euros por cada 6.000 de préstamo solicitados", que es realmente lo que saldría de las arcas públicas. Asimismo, Marín criticó que para que las explotaciones agrarias puedan acceder a los préstamos subvencionados se exige que realicen inversiones pero, sin embargo, para las industrias agroalimentarias no se pide ninguno de estos requisitos. COAG-IR considera que el gran problema de refinanciación de la deuda y falta de circulante en el sector agrario no se soluciona con un acuerdo con el ICO que obliga a las pequeñas y medianas explotaciones a realizar nuevas inversiones para poder acceder a préstamos bonificados. "No hay liquidez suficiente para que los agricultores y ganaderos puedan afrontar las deudas contraídas para salvar meses de pérdidas a consecuencia de los precios en origen por debajo de los costes de producción". El responsable regional en funciones de la organización agraria recordó que, históricamente, este tipo de líneas de financiación a través del ICO sólo han servido para beneficiar la concentración de la industria, financiando su expansión internacional y su capacidad operativa, dentro de su estrategia de eliminar operadores en el mercado y aumentar su poder a la hora de imponer precios ruinosos en el campo.