El Gobierno destina 200 millones a una línea del ICO para financiar pequeños y mediados astilleros

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Ministros aprobó hoy destinar 200 millones de euros a una línea del ICO para financiar pequeños y mediados astilleros privados.

El importe máximo que podrá recibir cada astillero será de 30 millones de euros y el tipo de interés al que se concederá el préstamo será el de referencia del ICO más un margen de intermediación de hasta el 2,2%.

El Gobierno explica que esta línea de financiación, para la que se podrán presentar solicitudes antes del 15 de diciembre, estará garantizada por el Fondo Patrimonial de Garantías del Pymar, la sociedad que agrupa a los astilleros de pequeño y mediano tamaño.

De este modo, las empresas podrán responder a las exigencias de los diferentes contratos de construcción de buques en los astilleros españoles privados y cumplir con ello los compromisos de su cartera de pedidos.

La práctica habitual de la contratación de un buque contempla la existencia de una serie de pagos durante la construcción que alcanza aproximadamente el 50% de su valor y el resto del coste se abona en el momento de la entrega del barco.

El Ejecutivo explica que, de no contar con la necesaria financiación, los astilleros se encontrarían ante el problema de que, aun contando con la mayor cartera de pedidos de los últimos años y con una importante carga de trabajo en la actualidad, se puedan ver ante la imposibilidad de completarla por falta de recursos financieros.

En España trabajan directamente unas 8.000 personas en el sector de la construcción y reparación de buques, mientras que otras 12.000 personas lo hacen dentro de esas mismas instalaciones, pero con la industria auxiliar. Además, más de 6.000 desarrollan su trabajo en empresas suministradoras directas, lo que supone un empleo total estimado de unas 25.000 personas.

La construcción naval española, por necesidades de mercado, se ha concentrado en buques de mayor contenido tecnológico, de alto valor añadido, caracterizado por la construcción de buques prototipos con un diseño que representa un importante porcentaje del coste total del mismo.

Por este motivo, señala el Gobierno, no es una industria de producción en serie, sino de producción orientada y basada en el conocimiento, y con un elevadísimo número de subcontratistas técnicos.