El ICO admite que el crédito está llegando a familias y empresas con cierta "lentitud"

MADRID, 14 (EUROPA PRESS)

El presidente del Instituto Oficial de Crédito (ICO), Aurelio Martínez, ha asegurado que el crédito está llegando a las familias y empresas españolas, aunque con cierta "lentitud" y a un ritmo "menor" del deseado.

Así lo pone de manifiesto Martínez en una entrevista concedida a la publicación 'Pyme del siglo XXI' y recogida por Europa Press, donde afirma que en el primer trimestre del año se concedieron créditos a más de 100.000 empresas y ciudadanos por importe de 3.000 millones de euros.

"El ritmo de concesión se ha incrementado notablemente durante las últimas semanas", indica, tras asegurar también que las líneas, sobre todo la de Liquidez y la ICO-Pyme, funcionan y que los créditos llegan a las empresas.

Sin embargo, reconoció que los autónomos y las pymes que no disponen de avales tienen más dificultades para obtener créditos y recordó que son los bancos los que pueden seleccionar a los clientes en función del proyecto, la solvencia o la garantía.

Según Martínez, los emprendedores y los autónomos son colectivos "muy sensibles", sobre todo en situaciones de restricción de crédito, motivo por el que el ICO cuenta, desde hace muchos años, con la Línea ICO-Emprendedores, destinada a impulsar la puesta en marcha de nuevos negocios o empresas.

En este sentido, afirmó que el ICO trabaja con las Sociedades de Garantía Recíproca y las comunidades autónomas para buscar vías alternativas porque sabe que las necesidades de disponer de avales son en ocasiones "un escollo muy importante".

EL 67% DE LAS OPERACIONES A EMPRESAS DE MENOS DE 10 EMPLEADOS.

El presidente del ICO rechazó la idea de que los préstamos no llegan a las empresas más pequeñas y recordó que más del 67% de las operaciones aprobadas con la Línea ICO-Liquidez se concedieron a empresas con menos de diez trabajadores.

A pesar de todo, Martínez consideró que no se puede hacer una radiografía única porque la mayoría sufren la crisis económica, como el resto del tejido empresarial, pero no afecta a todas de la misma manera.

"No es lo mismo una pyme vinculada a la construcción que una empresa de servicios, que una pequeña empresa dedicada a prestar servicios informáticos", pone como ejemplo Martínez, quien recuerda también que no se puede comparar la situación de una pyme que está empezando que una ya asentada y con clientes estables.

Sobre la situación general de la economía, Martínez considera que hay determinados indicadores que permiten ser un poco más optimistas, como la desaceleración de la inflación, el estrechamiento del déficit por cuenta corriente, la menor necesidad de financiación externa, la bajada de los tipos, la depreciación del euro o la tendencia creciente de las empresas españolas a salir al exterior.