Sindicatos reclaman que se faciliten los avales para los créditos Igape a los productores lácteos

Juárez avanza que el acuerdo para adelantar los 70 millones de ayudas se firmará el 1 de junio y se podrá pedir en la primera quincena

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 (EUROPA PRESS)

Sindicatos agrarios reclamaron hoy que se faciliten las condiciones de los avales que pidan las entidades financieras para la concesión de los créditos del Igape dirigidos a los productores lácteos endeudados, con el fin de inyectar liquidez. La secretaria xeral del Sindicato Labrego Galego (SLG), Carmen Freire, reclamó a la Xunta que aporte el aval, mientras que el responsable del Unións Agrarias (UU.AA.), Roberto García, apeló a los propios bancos y cajas.

Tras la reunión de una comisión de trabajo de la Mesa de la Leche, en la que estuvieron presentes administración, sindicatos --SLG, UU.AA. y Xóvenes Agricultores (XX.AA.)--, cooperativas e industrias, el conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, adelantó que el próximo 1 de junio se firmará con las entidades financieras el acuerdo para hacer el adelanto de los 70 millones de euros procedentes de las ayudas de la PAC y que los ganaderos podrán solicitarlo en la primera quincena del mes.

Por su parte, Freire puso en duda la efectividad de la línea de ayudas para dar liquidez a las explotaciones a través de créditos del Igape y manifestó su "decepción" por que la Xunta no avanzase en la dirección de presentarse como aval.

"Los créditos del Igape para circulante no van a llegar a las explotaciones porque los bancos van a pedir un aval", dijo y explicó que hay "falta de liquidez" y no existe "otro tipo de avales", que era lo que el sindicato "esperaba que trajesen a esta reunión", por lo que expresó su "sospecha" de que "ninguna" explotación podrá formalizar estos préstamos porque las entidades no estarán "dispuestas".

El secretario xeral de Unión Agrarias criticó los "de escasos avances o más bien muchas frustraciones" de la reunión, en la que se adelantó "escasamente en cómo se van a articular las garantías para las explotaciones que necesiten circulante". La voluntad de la Xunta es "facilitar créditos a interés cero", pero ello dependerá, sostuvo, de la "voluntad de las entidades financieras".

"Espero que estén a la altura de las circunstancias", insistió y pidió que tengan en cuenta que éste es uno de los sectores con menor morosidad "y no establezcan mecanismos de avales que imposibiliten" aplicar esta medida.

Por parte de XX.AA., su secretario técnico, Juan Orozco, valoró las medidas de la Xunta e instó a trabajar "mucho más intensamente a nivel nacional en la industria láctea y con la distribución". Asimismo, apuntó que es necesario "conseguir la estabilidad en el sector y tener relaciones fluidas entre industrias productores y administración".

CRÍTICAS A LAS INDUSTRIAS

Los tres sindicatos coincidieron en reprochar a las industrias lácteas gallegas su actitud frente al problema surgido en dos explotaciones de Barreiros (Lugo), enfrentadas con Leite Río y a las que no se les recogió la leche desde el pasado sábado --aunque mañana sí se recogerá--.

Orozco acusó de "absoluta irresponsabilidad" a las industrias, mientras que García consideró que esto "deja en muy mal lugar al conjunto de la industria gallega" y aseguró que esto es "una cierta represalia organizada por cómo se gestionó el conflicto". Freire insistió en que el problema "no es puntual".

El conselleiro de Medio Rural aseguró haber reclamado un "ejercicio de responsabilidad" a las industrias y consideró "incomprensible" que las empresas no lleguen a un acuerdo para repartir el mercado y que "no quede leche sin recoger".

Además, apostó por avanzar en la implantación del contrato homologado y el establecimiento de relaciones estables entre productores e industria. "Lo que no puede suceder es que el productor no sepa si mañana le van a recoger la leche; eso es absolutamente inédito en una estructura económica del siglo XXI. El productor tiene que tener garantía de recogida a medio plazo y una referencia de precio de antemano y no una liquidación a final de mes en la que recibe sorpresas", defendió.