Gobierno de capital grancanaria culpa de bajada histórica del presupuesto a crisis y reducción de 43 millones en ingresos

Espino prevé que si el Consistorio perdiera todas las sentencias que quedan por resolver tendría que pagar unos 200 millones de euros en años sucesivos

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 14 (EUROPA PRESS)

El concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Rodolfo Espino, culpó hoy de la bajada "histórica" del presupuesto para el ejercicio 2009 y de la demora en su aprobación a la crisis económica y a la reducción de 43 millones de euros en ingresos, además de que el Gobierno canario no aporta al Consistorio una financiación "suficiente" en concepto del coste de la capitalidad, gasto que el gobierno local cifra en 46 millones de euros.

"Estamos en una reducción presupuestaria histórica, sin precedentes en la historia de este Ayuntamiento y que va a implicar un esfuerzo de racionalidad en la gestión y de responsabilidad para poder seguir gestionando los servicios públicos, pero dándole prioridad a las necesidades sociales frente a otro tipo de gastos más superfluos como en festejos", aseguró el edil en una comparecencia pública en la institución local, donde reiteró que "no está en el orden del día" plantear su dimisión y reconoció sentirse "respaldado" por el alcalde y el resto de miembros del grupo de gobierno.

Espino recordó que la junta de gobierno local aprobó ayer en el curso de una sesión extraordinaria el proyecto de presupuesto para el ejercicio 2009. Así, el presupuesto consolidado del Ayuntamiento se eleva a 355.584.581 euros, incluidas las empresas municipales. La reducción de los ingresos por la crisis han provocado una merma de un 12 por ciento en el presupuesto del Ayuntamiento, que asciende a 309.463 euros respecto al pasado año, lo que se traduce en 43 millones menos.

ENTRARÁ EN VIGOR EN MAYO

El concejal anticipó que el presupuesto será sometido a la aprobación del pleno en su sesión del próximo viernes 24 de abril y espera que entre en vigor aproximadamente 20 días después de esta sesión y tras su exposición pública y período de alegaciones. Con anterioridad, las juntas de distrito y el Consejo Social de la ciudad estudiarán el documento y, con el fin de facilitar que la oposición pueda estudiar el presupuesto municipal, se ha retrasado la comisión de pleno del viernes al martes 21 de abril y en su caso llegar a algún consenso.

De hecho, Espino incidió en que el grupo de gobierno ha "tendido la mano" al PP ofreciéndole un consenso para la aprobación del presupuesto. "En un momento histórico como éste de una restricción presupuestaria tan importante y tan costosa tiene que haber un pacto institucional dentro del Ayuntamiento con la oposición y no se puede estar jugando con los intereses generales de los ciudadanos", afirmó.

Igualmente, sostiene que la demora en la aprobación del presupuesto no ha afectado a la institución local, que "ha seguido funcionando con normalidad con un presupuesto prorrogado que es lo que establece la ley para este tipo de situaciones y se han seguido obteniendo ingresos y gastando créditos para tender obligaciones y prestar servicios con total normalidad".

"Esto no ha afectado a la prestación de servicios especiales, otra cosa es que es deseable que se apruebe un presupuesto que recoge una nueva situación económica como es la crisis de ingresos que tenemos en el Ayuntamiento", apostilló.

COSTE DE 46 MILLONES POR SER CAPITAL

Espino justificó la tardanza en aprobar el presupuesto por la disminución de ingresos de este año respecto al año anterior y por la crisis económica, así como que el Gobierno canario no atiende la "obligación legal" de financiar de madera adecuada el coste de la capitalidad, que sí tienen reconocidas otras capitales de España y que asciende a 46 millones de euros en el caso de la capital grancanaria y de los que sólo 16 millones tienen que ver con gasto fiscal.

Recordó que ahora la financiación es "sólo de medio millón de euros" y recordó que en breve se reunirá el Consejo de la Capitalidad de Canarias. Según el concejal de Hacienda si el Ejecutivo regional "aportara lo que tiene que aportar la situación financiera del Ayuntamiento ya no sería tan dramática". "Quiero creer que a lo largo de este año el Gobierno canario por fin atienda las demandas de las dos capitales canarias", aseveró.

SUBIDA DEL GASTO EN PERSONAL

Además, Espino planteó que el presupuesto recoge la subida del capítulo 1 personal en un 1,8 por ciento y subrayó la "austeridad" en este ámbito, en tanto que se han congelado las retribuciones de la corporación y "un montón de partidas que tienen que ver con gastos de funcionamiento como de partidos políticos, protocolo, representación, publicidad y propaganda" y vaticinó que "se tendrán que hacer planes especiales de ahorro en partidas de la luz, agua, teléfono y folios".

Asimismo, resaltó que a partir de este año el Ayuntamiento tendrá que pagar y devolver "un montón de préstamos que venían del pasado y suponen más de 10 millones de euros sin contar los intereses", por tanto criticó el aumento del gasto en amortización de deuda pública.

En cuanto a sentencias ya perdidas y firmes tanto en el ámbito laboral como en el patrimonial y urbanístico la previsión de pago supera los 13 millones de euros para este año, a lo que habría que sumar "otras sentencias pendientes de recaer que aún no son firmes y que podrían llegar si todas se perdieran por el Ayuntamiento a una cifra cercana a los 200 millones de euros" que habría que pagar en años sucesivos.

Por último, cuestionado sobre las nóminas del personal de Guaguas Municipales, insistió en que ésta es una sociedad anónima con personalidad jurídica separada del Ayuntamiento, institución que tiene su hacienda y Guaguas "tiene su propia hacienda separada con sus propios ingresos y gastos, por tanto la obligación de atender las nóminas de Guaguas como de cualquier sociedad municipal corresponde a la gerencia de esa sociedad no al concejal de Hacienda".