Junta aplicará la austeridad de forma "escrupulosa" y usará déficit ante la caída de ingresos en el Presupuesto de 2010

La orden contempla la educación como eje de los próximos ejercicios y pretende avanzar en un sistema de servicios públicos "de excelencia"

SEVILLA, 29 (EUROPA PRESS)

La orden de Presupuestos de la Comunidad para 2009 contempla que la Administración de la Junta de Andalucía deberá hacer un "esfuerzo adicional" para "desarrollar políticas que contribuyan a la aceleración de la recuperación" económica bajo una "escrupulosa" aplicación del principio de "austeridad", y a contemplar la utilización del déficit "como parte de una política fiscal anticíclica", debido a la previsible caída de los ingresos tributarios.

La orden por la que se dictan normas para la elaboración del Presupuesto de la comunidad autónoma de Andalucía para 2010, publicada hoy en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), consultada por Europa Press, reconoce que en un marco de crisis global, la economía andaluza "ha visto deteriorarse sus indicadores tras un largo período de crecimiento ininterrumpido, con consecuencias particularmente negativas en el ámbito del empleo".

De esta forma, la Junta contempla un contexto económico para las cuentas del próximo año con "serias restricciones financieras", debidas al comportamiento "esperado" de los ingresos, que se reducirán respecto a los niveles del ejercicio presente, un escenario que obligará a la administración autonómica a llevar a cabo un "esfuerzo adicional" para desarrollar políticas que contribuyan a acelerar la recuperación bajo la aplicación del principio de austeridad y a contemplar el empleo del déficit como parte de una política fiscal anticíclica.

Así, se favorecerá la "innovación" en el desarrollo de la estrategia presupuestaria y las iniciativas de mejora en la gestión "que incrementen la eficiencia", entre las cuales, ocupará un lugar destacado la consolidación del Presupuesto con perspectiva de género.

De esta forma, la elaboración de los presupuestos se atenderán a una serie de criterios, como "avanzar en la eficacia y eficiencia del gasto público de forma que se posibilite la máxima cobertura financiera de las orientaciones y prioridades establecidas", para lo que cual se promoverá la austeridad en el gasto corriente, "particularmente en el gasto operativo no vinculado a las prestaciones de servicios fundamentales como medio de maximizar el ahorro y mejorar el margen de recursos que puedan destinarse a las inversiones".

También se tendrá en cuenta la promoción de la igualdad de oportunidades "que transcenderá el ámbito de las actuaciones singulares para insertarse en la programación general y el diseño de la totalidad de actuaciones objeto de financiación", el cumplimiento de las medidas contenidas en la Estrategia para la Competitividad de Andalucía o la promoción de iniciativas presupuestarias con "elevado efecto multiplicador", incluyendo la utilización de recursos de "naturaleza retornable" o la colaboración con el sector público empresarial.

Asimismo, a la hora de analizar los diversos programas presupuestarios, según la orden, los grupos de trabajo que se deben constituir deberán contemplar medidas de ahorro adoptadas y valoración de los efectos cuantitativos y cualitativos de esas medidas en los programas, además de otros aspectos habituales, como la ejecución del ejercicio anterior y previsión actualizada del ejercicio, valoración de las nuevas necesidades de financiación propuestas y su correlación con las prioridades de cada Consejería o la valoración del impacto de género, entre otros aspectos.

POLÍTICAS PRIORITARRIAS

La orden, firmada por la nueva consejera de Economía y Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, apunta que tendrán un lugar "prioritario" dentro de las cuentas del próximo ejercicio las políticas relacionadas con la mejora de la empleabilidad y adaptabilidad de las personas en el mercado de trabajo.

Además, se seguirán potenciando presupuestariamente los programas de inversiones en infraestructuras, pero "no sólo entendidas en el sentido tradicional, sino también las relacionadas con la investigación, el desarrollo, la innovación y la sociedad del conocimiento, básicas para la mejora de la cualificación del capital humano y favorecer la transición hacia un nuevo modelo de crecimiento sostenible y duradero".

La Junta aseguró que el Presupuesto de 2010 "no deja de lado" las políticas sociales como elemento de apoyo a las familias andaluzas ante la crisis, de forma que se ampliarán y mejorarán las prestaciones obtenidas, particularmente en los ámbitos sanitario, educativo y de servicios sociales.

Asimismo, apuntó que la educación constituirá el "eje principal" de los ejercicios próximos, como "la mejor garantía de consolidación de un modelo económico sostenible", de forma que se promoverá la educación como "factor fundamental de transformación del modelo económico".

Los presupuestos también priorizarán programas dirigidos a "impulsar medidas que faciliten la conciliación personal, laboral y familiar y reduzcan la desigualdad"; a "mejorar la competitividad a partir de la innovación, el estímulo de la capacidad emprendedora y entornos que faciliten el intercambio de conocimiento"; y a "avanzar en un sistema de servicios públicos de excelencia mediante actuaciones orientadas a la extensión de prestaciones y mejora de calidad de los servicios sanitarios; refuerzo de las políticas de apoyo a las familias; y consolidación del sistema de atención a personas dependientes".

AGILIZACIÓN DE TRÁMITES Y COOPERACIÓN ENTRE ADMINISTRACIONES

La orden priorizará asimismo programas para promover la accesibilidad y eficacia de la administración pública a través de medios telemáticos, simplificación de procedimientos y agilización de trámites, "favoreciendo una estructura territorial y dando mayor poder de resolución a la administración periférica de la Junta de Andalucía".

Asimismo, se priorizará presupuestariamente el desarrollo de un modelo de cooperación con la administración local "capaz de incrementar su autonomía financiera y corresponsabilidad y avanzando en un proyecto de descentralización de la Junta de Andalucía en el que las administraciones mantengan objetivos compartidos".

La Junta aseguró, que a pesar de la crisis, la Estrategia para la Competitividad de Andalucía "sigue siendo el referente para continuar con el proceso de reformas estructurales de la economía y sociedad llevado a cabo en los anteriores acuerdos de Concertación".

La orden indicó que de forma paralela al conjunto de medidas adoptadas contra la crisis económica, la Concertación Social seguirá profundizando en los cambios estructurales, mediante el uso de la "planificación concertada", cuyo objetivo debe ser el "mantenimiento y ampliación de los logros alcanzados en los últimos años".