Economistas prevén una retracción de la economía brasileña este año del 0,19%

  • Río de Janeiro, 6 abr (EFE).- Los economistas de las instituciones financieras brasileñas prevén que Brasil terminará este año con una retracción en su crecimiento económico del 0,19 por ciento, según un estudio divulgado hoy por el Banco Central.

Río de Janeiro, 6 abr (EFE).- Los economistas de las instituciones financieras brasileñas prevén que Brasil terminará este año con una retracción en su crecimiento económico del 0,19 por ciento, según un estudio divulgado hoy por el Banco Central.

Es la primera vez que los economistas consultados por el organismo emisor admiten que el Producto Interior Bruto (PIB) brasileño este año puede sufrir una reducción con respecto a 2008, cuando el país se expandió en un 5,1 por ciento.

De confirmarse esta previsión, será la primera vez que Brasil sufrirá una retracción económica desde 1992, cuando la economía del país se encogió en un 0,54 por ciento.

Hasta la semana pasada el centenar de economistas de bancos y agencias financieras brasileñas encuestado semanalmente por el Banco Central preveía un crecimiento del 0,01 por ciento en 2009. Fue la quinta semana consecutiva en que los economistas del mercado redujeron su previsión para el crecimiento económico.

Hasta hace un mes esperaban un crecimiento del 1,2 por ciento, e incluso a comienzos del año esperaban una sólida expansión del 3,5 por ciento para 2009.

La previsión del "mercado" comenzó a deteriorarse a comienzos de marzo, cuando el Gobierno admitió que la economía se retrajo un 3,6 por ciento en el último trimestre del año pasado en comparación con el tercero como consecuencia de la crisis global.

Aunque el Gobierno ha insistido en que la crisis no ha tenido efectos tan devastadores en Brasil, numerosas industrias han paralizado sus plantas de producción y despedido a miles de empleados.

Pese a la previsión pesimista para este año, los economistas de los bancos confían en una recuperación y prevén que Brasil tendrá en 2010 un crecimiento económico del 3,5 por ciento.

El pesimismo del mercado aún no es compartido por el Gobierno, que ya revisó hacia abajo su previsión de crecimiento, desde el 5 por ciento esperado a un dos por ciento admitido en el proyecto de presupuesto para este año, pero que descarta cualquier retracción.

El Banco Central también redujo su previsión para el crecimiento este año desde el 3,2 por ciento hasta un 1,2 por ciento.

Según los economistas, la economía brasileña tendrá un resultado negativo este año debido a la fuerte retracción de la industria, cuya producción se reducirá en un 3,06 por ciento. Hasta la semana pasada el mercado esperaba una retracción de la industria este año del 2,74 por ciento.

Según la consulta hecha por el Banco Central, el mercado espera que Brasil termine este año con una inflación del 4,26 por ciento, frente al 4,32 por ciento que calculaban hace una semana.

En cualquiera de los casos, la inflación estará por debajo del centro de la meta del Gobierno (4,5 por ciento).

Igualmente fue la quinta semana consecutiva en que los economistas redujeron su previsión para la inflación este año.