Bolonia.- Duran reprocha al conseller catalán de Interior que no defendiera a los Mossos pese a cargas desproporcionadas

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS) El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran (UDC), reprochó hoy al conseller catalán de Interior, Joan Saura, que no defendiera al cuerpo de los Mossos d'Esquadra pese a la actuación "desproporcionada" del miércoles en las protestas contra el Plan Bolonia. En un apunte en su blog recogido por Europa Press, opinó que Saura debería haber diferenciado entre la "autocrítica puntual a la desproporción de alguna parte de la acción policial y la necesaria intervención", tanto por lo que respecta al desalojo de la Universitat de Barcelona (UB) como para impedir que los manifestantes vulneraran los derechos de los demás ciudadanos. Duran aprobó el desalojo, y apuntó que las policías de un país democrático "están legitimadas para actuar cuando hay vulneración de los derechos de los ciudadanos". Tras insistir en la desproporción de la actuación policial, dijo comprender que no ha de ser fácil diferenciar en momentos de tensión entre manifestantes, peatones y periodistas. Sin embargo, advirtió de que esta desproporción no es fruto de que los Mossos d'Esquadra sean una policía "más joven o menos preparada que otra", porque situaciones como la del miércoles han pasado muchas veces y en muchos sitios del mundo, con sistemas democráticos muy sólidos y consolidados, y con cuerpos de seguridad "muy expertos y profesionales". En conjunto, el también presidente de UDC se mostró "plenamente favorable" al Plan Bolonia, aunque entendió que algunos estudiantes puedan no estar de acuerdo, en muchos casos por la falta de información consecuencia de una "más que cuestionable" política universitaria del Govern. Sin embargo, no compartió las protestas que protagonizaron algunos estudiantes, con la incorporación de personas "que no tienen nada que ver con la universidad". Estas protestas, en su opinión, "a menudo han perjudicado los derechos de la mayoría", y se mostró convencido de que los que más podrían quejarse por Bolonia no tienen tiempo para quejarse, pues deben trabajar y estudiar.