Economía/Energía.- La CNE advierte a Industria de que la nueva Oficina de Cambio de Suministro no defiende al consumidor

MADRID, 13 (EUROPA PRESS) La Comisión Nacional de la Energía (CNE) considera que la formulación de la nueva Oficina de Cambio de Suministrador (Ocsum) para la electricidad y el gas "no supone una aportación positiva" a los objetivos para los que ha sido creada, entre ellos el de defensa de los intereses de los consumidores. En un informe, el organismo presidido por María Teresa Costa asegura que la oficina realiza una "escasa, por no decir nula, contribución a la defensa de los intereses del consumidor", y advierte de que la propia estructura de esta entidad impide el cumplimiento de sus funciones. De hecho, su naturaleza de sociedad anónima, su objeto social, su estructura de propiedad y su financiación constituyen elementos que restringen "al máximo" su efecto en la regulación. La CNE detalla además las funciones que la Ocsum debería desempeñar para proteger los intereses del consumidor, entre ellas el suministro de información gratuita suficiente para que los usuarios puedan defender su posición. Tras ello, recomienda varias modificaciones en la formulación actual, entre ellas dotar de cierta flexibilidad a las participaciones en el capital de la Ocsum en cada uno de los sectores de actividad, siempre y cuando la cuota final no exceda el 20%. Además, la oficina debe tener acceso a toda la información necesaria para cumplir sus funciones, para lo que la regulación debería permitirle solicitar al comercializador de energía la documentación que requiera. Junto a esto, pide que se amplíen las exigencias a la Ocsum para la remisión de informes a la CNE, así como la capacidad del propio regulador para solicitar información específica. Desde mediados de 2008, los consumidores domésticos de gas pueden elegir entre el mercado libre y una tarifa de último recurso, y los de electricidad pueden empezar a hacerlo desde este semestre. Para evitar los problemas asociados a este proceso de liberalización, Industria decidió poner en marcha la oficina de cambio de suministro. MÁS FUNCIÓN DE DENUNCIA. Por otro lado, el regulador pide que se amplíe la función de denuncia de la oficina, ampliándola a la posibilidad de dar cuenta de dificultades en el acceso a la información y de dirigirse a las autoridades competentes cuando los agentes incumplan los procedimientos. La CNE pide además un "estricto código de conducta" de separación de actividades, y que se aclaren los métodos de contratación telefónica sobre la base de que a la Ocsum le corresponde la supervisión de las comunicaciones, pero no la gestión centralizada. Al mismo tiempo, los comercializadores deben poder acceder a las bases de datos de los puntos de suministro. Además, deben desarrollarse aún varios aspectos reglamentarios, añade.