El BNG denuncia que las nuevas tarifas eléctricas encarecerán los costes de las pymes en plena crisis

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 12 (EUROPA PRESS)

El BNG denunció hoy que las nuevas tarifas eléctricas cuya implantación se efectuará el 1 de julio encarecerán los costes de las pequeñas y medianas empresas, que deberán contratar la energía en un mercado liberalizado, tal y como ocurrió tras la desaparición de las facturas de alta tensión.

La formación nacionalista condenó esta decisión, que se enmarca, a juicio del diputado del Bloque Henrique Viéitez, en una época de crisis, por lo que calificó la medida del Ministerio de Industria de "irresponsabilidad".

Así, consideró que el adelanto en la puesta en marcha de las tarifas de último recurso al 1 de julio, aprobado por el Consejo de Ministros el pasado día 3, conllevará "consecuencias negativas en los sectores productivos" al eliminar, en opinión de Viéitez, el concepto de energía como un servicio público y avanzar en la liberalización del sector.

El BNG puntualizó que la desregulación de este ámbito de producción ya fue negativa para los consumidores domésticos e industriales al provocar "un incremento desbocado de los coste".

En este sentido recordó que este proceso ha hecho desaparecer las tarifas de alumbrado público --que, según señaló afectó a los ayuntamientos--, las generales de alta tensión y la nocturna. Precisamente, de esta última destacó su "muy importante" repercusión en el consumo familiar.

La formación frentista indicó que a partir de este año estaba previsto un calendario para implantar las nuevas tarifas reguladas, denominadas tarifas de último recurso, de forma que se mantuviese una fase transitoria hasta 2011 cubriendo los consumos con potencias inferiores a 50 kilovatios --usuarios domésticos y pymes--.

No obstante y según el Bloque Nacionalista Galego, el Gobierno central eliminó ese periodo transitorio de dos años y redujo de un modo "importante" la potencia que quedará cubierta por las nuevas tarifas reguladas.

Viéitez criticó, además, que el Real Decreto aprobado no clarifica "suficientemente" como será la estructura de las nuevas tarifas y si guardará "continuidad" con los niveles de precio de las tarifas integrales que desaparecen. El Gobierno central desaprovecha, a su juicio, la ocasión de modificar la regulación y promover un cálculo más equitativo del coste de producción.

Asimismo, los nacionalistas señalaron como "tremendamente preocupante" la desaparición de la tarifa G-4 para grandes consumidores que, en el caso gallego, afectará, según apuntaron, a la industria del aluminio de A Mariña lucense.