El Gobierno cántabro insta a E.ON a corregir algunas facturas con errores y mejorar la información a los clientes

Sólo en un "porcentaje mínimo" de los casos el error es "serio" y cabe abrir expediente sancionador

SANTANDER, 18 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Cantabria ha instado a la compañía eléctrica E.ON, mayoritaria en la comercialización en Cantabria, a corregir algunas facturas eléctricas en las que existen errores y también le ha pedido que mejore la información que se ofrece en las facturas para que sean más comprensibles para sus clientes.

Ésta es de momento la primera consecuencia del expediente informativo que abrió la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico a la eléctrica a raíz de las numerosas quejas recibidas por parte de los usuarios.

En lo que va de año se han registrado ya unas 1.700 quejas en Cantabria sobre compañías eléctricas por el cambio en la facturación y "siguen llegando", pero de momento la única empresa a la que se ha abierto expediente informativo es E.ON, la que concentra mayor número de abonados en la región.

En declaraciones a Europa Press, el director general de Industria, Marcos Bergua, explicó que en la mayor parte de los casos se trata principalmente de una "dificultad" de comprensión de la factura, pero en otros sí que se han detectado errores.

No obstante, de momento no se contempla la posibilidad de abrir un expediente sancionador general a E.ON por las reclamaciones, una opción que sólo se adopta, de forma individual, en un "porcentaje mínimo" de casos en los que el error es "serio", comentó.

Por ahora, tras el estudio de esa cifra "récord" de quejas, lo que ha hecho la Consejería es remitir una carta a la compañía en la que le insta a tomar una serie de medidas. Así, en el escrito, enviado el pasado 31 de marzo, se pide a la eléctrica que aplique los criterios y recomendaciones señalados ya por la Comisión Nacional de la Energía a raíz de los problemas detectados tras la implantación de la factura mensual.

Además, la administración cántabra, en sus recomendaciones a E.ON, también precisa algunas cuestiones que, a su juicio, no quedaban suficientemente claras en las indicaciones de la Comisión de la Energía.

Lo que se le pide a la eléctrica, en definitiva, es que elabore unas facturas de más fácil comprensión por parte de los usuarios y, al mismo tiempo, revise de oficio todas aquellas facturas en las que pudiera haber errores (no sólo las de los clientes que han presentado queja sino todas en las que se hayan podido cometer errores similares).

A LA ESPERA DE RESPUESTA

El director general, por prudencia, prefiere no dar datos sobre el número de facturas con errores porque, según dice, no quieren que se cree una situación de "psicosis" o que los ciudadanos piensen que hay "fallos sistemáticos". Además, el Gobierno cántabro ha optado por pedir a la empresa que sea ella quien revise esas facturas, porque no creen que deba encargarse de ello el Ejecutivo.

Ahora, en la administración regional están a la espera de que la empresa responda, para lo cual le dan de plazo hasta la semana que viene. Si la compañía no iniciara las revisiones de oficio, la Consejería tendría que optar por acordar las medidas oportunas por resolución, como han hecho algunas comunidades autónomas, pero esperan que la empresa asuma las recomendaciones.

En Cantabria E.ON ha sido la única eléctrica a la que se ha abierto un expediente informativo por las quejas ciudadanas sobre el nuevo modelo de facturación. No obstante, Bergua señaló que en el momento en el que se detectaran problemas con cualquier otro operador, se adoptarían las mismas medidas.

Aunque en algunas zonas de la región también comercializan Iberdrola y Endesa, E.ON es la que concentra el mayor número de abonados y, en consecuencia, el mayor número de quejas. Según el director general, en los casos de Iberdrola y Endesa se han recibido "muy pocas" quejas, generalmente por falta de información, y "con una debida explicación" de la factura se han solucionado.