El Parlamento de Nicaragua reanuda la sesión sin ratificar el acuerdo con la Unión Fenosa

  • Managua, 10 feb (EFE).- El Parlamento nicaragüense reanudó hoy sus labores sin ratificar el protocolo de entendimiento entre la empresa española Unión Fenosa y el Gobierno de Managua por problemas de quórum, informaron hoy fuentes legislativas.

El Parlamento de Nicaragua reanuda la sesión sin ratificar el acuerdo con la Unión Fenosa

El Parlamento de Nicaragua reanuda la sesión sin ratificar el acuerdo con la Unión Fenosa

Managua, 10 feb (EFE).- El Parlamento nicaragüense reanudó hoy sus labores sin ratificar el protocolo de entendimiento entre la empresa española Unión Fenosa y el Gobierno de Managua por problemas de quórum, informaron hoy fuentes legislativas.

En la sesión plenaria, que comenzó con casi dos horas de retraso, estaba prevista la ratificación del acuerdo por el que la eléctrica española cede al Estado nicaragüense el 16 por ciento de las acciones de su filial en este país como pago de una deuda por 11,5 millones de dólares.

La junta empezó con la presencia de 47 de los 92 diputados que integran la Asamblea Legislativa, el mínimo requerido.

El diputado sandinista José Figueroa acusó a los opositores de intentar boicotear el trabajo legislativo y detener la ratificación del acuerdo con Unión Fenosa, en protesta aún por los resultados de los comicios municipales de noviembre pasado, que dijo, es una "canción rayada".

Los legisladores opositores se negaban a hacer quórum para celebrar plenaria en protesta ante la negativa del oficialismo de dar trámite a un proyecto de ley para declarar nulas las elecciones municipales, ganadas ampliamente por los sandinistas, según el Poder Electoral y denunciadas como fraudulentas por la oposición.

El oficialismo considera como un hecho consumado el resultado de los comicios avalado por el Poder Electoral, que da a los sandinistas un triunfo en 105 de las 146 alcaldías disputadas, incluida Managua.

El primer secretario del Parlamento, el liberal opositor Wilfredo Navarro, sostuvo, por su parte, que el protocolo entre Unión Fenosa y el Gobierno de Managua "no necesita la ratificación en la Asamblea Nacional".

Según Navarro, también primer vicepresidente del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), "Unión Fenosa no es un sujeto de derecho internacional público" y, por tanto, el acuerdo debe ser aprobado únicamente por el Estado nicaragüenses y la eléctrica española.

Navarro dijo que los 25 diputados liberales razonarán su voto una vez se discuta la ratificación de ese protocolo, el cual reconoció tiene "aspectos positivos que benefician al país".

Los sandinistas rechazaron la posición de los liberales bajo el argumento de que el proyecto a ratificar es un decreto enviado por el Ejecutivo en base al protocolo de entendimiento.

Además, alegaron que en ese protocolo la eléctrica española cede al Estado nicaragüense el 16 por ciento de las acciones y un asiento en el consejo de administración de la filial de Unión Fenosa en Nicaragua como pago de una deuda por 11,5 millones de dólares.

"Como hay bienes del Estado de por medio, la Asamblea Nacional tiene que ratificar ese protocolo, porque es la que constitucionalmente está facultada para ello", indicó el sandinista José Figueroa.

El legislador sandinista anotó que ese protocolo "contiene un acuerdo beneficio para Nicaragua" porque la eléctrica española, una vez ratificado el acuerdo, invertirá 33,5 millones de dólares para mejorar la red de distribución de electricidad en el país, en un plazo de cuatro años.

También porque, mediante ese acuerdo, Nicaragua "tendrá acceso a préstamos concesionales y donaciones que el Gobierno de España va a hacer al sector energético del país" por un monto superior a los 50 millones de euros (64,5 millones de dólares).

Unión Fenosa es dueña de las distribuidoras eléctricas nicaragüenses Disnorte y Dissur, las cuales se adjudicó en una licitación en el año 2000, por 115 millones de dólares.