Financiación.- (Ampliación) La Generalitat rechaza 1.200 millones para el primer año y 2.000 para el tercero

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS) El conseller de Interior, Relaciones Institucionales y Participación, Joan Saura, anunció hoy que la parte catalana de la Comisión Mixta de Asuntos Económicos y Fiscales acordó esta mañana rechazar la última propuesta del Gobierno en materia de financiación, que supondría unos ingresos adicionales de 1.200 millones de euros para el primer año, 1.600 para el segundo y 2.000 para el tercero. Lo dijo en rueda de prensa para valorar la actuación de los Mossos d'Esquadra en las protestas de ayer contra el Plan Bolonia. Saura indicó que el Govern dirá que no a la cifra porque la ve "inaceptable", pero también al modelo, porque "no asegura, ni incluso gradualmente, que la evolución de los ingresos sea positiva". Por ello, el Govern espera que el Ejecutivo central mejore aún más el modelo y coloque encima de la mesa unas cifras "mínimamente dignas para Catalunya". Para ello, consideró que sería positiva una reunión entre el presidente de la Generalitat, José Montilla, y el del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Un encuentro que, según precisó ayer Montilla, en estos momentos no figura en su agenda. Este rechazo a la oferta del Estado se formalizó hoy tras la reunión de la parte catalana de la Comisión Mixta, que mantuvieron a primera hora los consellers Antoni Castells (Economía y Finanzas), Josep Huguet (Innovación, Universidades y Empresa) y Saura, además de los secretarios generales de sus respectivos departamentos Martí Carnicer, Antoni Soy y Joan Boada. En una conversación informal con periodistas en los pasillos del Parlament, Castells indicó hoy que la oferta del Estado es insuficiente, y expresó que la voluntad de la Generalitat es la de seguir negociando hasta cerrar un acuerdo que sea satisfactorio, y consideró que en estos momentos no se contempla la hipótesis de levantarse de la mesa porque sería echarlo todo a perder. Pese a esta voluntad negociadora, Castells advirtió de que no quiere eternizar estas conversaciones, aunque declinó hablar de fechas límite para cerrar el acuerdo, ya que ello supondría adoptar una actitud desafiante. Castells no concretó en qué momento el Estado envió a la Generalitat su nueva propuesta, si en las últimas semanas, o bien antes de la celebración de las elecciones vascas y gallegas el pasado 1 de marzo. En cualquier caso, dicha oferta es posterior a la que hizo el Estado a finales de diciembre y a la contrapropuesta que envió el Govern. Según el titular de Economía, la propuesta estatal es insuficiente tanto en la cuantía de ingresos adicionales que obtendría Catalunya, como en el modelo, ya que sigue sin recoger aportaciones del Estatut fundamentales, como el principio de ordinalidad. El conseller Saura aseguró que el Govern está "abierto al diálogo", pero esa situación "no podrá ser absolutamente siempre". "Si el problema es que no hay un Gobierno gallego, que haya un Gobierno gallego", señaló. Ante la posibilidad de que el Govern dé por finalizada la negociación, subrayó que "más que levantarse de la mesa, sería cerrar un capítulo", pero negó que la parte catalana haya marcado un margen de tiempo. Al preguntarle si Catalunya podría ser la única comunidad que rechazara el modelo, indicó que es un escenario que no contempla, y recordó que es la autonomía que ha impulsado la reforma.