Iberdrola vincula inversiones en España a la solución del déficit tarifario

  • Bilbao, 18 mar (EFE).- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, vinculó hoy las inversiones de la compañía en España a la solución del problema del déficit de tarifa y a la consecución de un marco regulatorio "estable", y advirtió de que, en caso contrario, las eléctricas serán un "problema" más en la crisis.

Iberdrola vincula inversiones en España a la solución del déficit tarifario

Iberdrola vincula inversiones en España a la solución del déficit tarifario

Iberdrola estudiará dar entrada a ACS en el Consejo cuando haya una vacante

Iberdrola estudiará dar entrada a ACS en el Consejo cuando haya una vacante

Bilbao, 18 mar (EFE).- El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, vinculó hoy las inversiones de la compañía en España a la solución del problema del déficit de tarifa y a la consecución de un marco regulatorio "estable", y advirtió de que, en caso contrario, las eléctricas serán un "problema" más en la crisis.

Por otra parte, Sánchez Galán pidió al Gobierno que aborde cambios estructurales y apoye a las grandes empresas del país porque, subrayó, si España quiere ser "alguien en el mundo", sus compañías tienen que estar entre las "ocho grandes" y no pueden estar "en manos de terceros".

En una rueda de prensa previa a la junta de accionistas, el presidente de Iberdrola aseguró que las eléctricas quieren ser "parte de la solución a la crisis, pero los gobiernos tienen que ayudarnos a serlo. Si nos ponen barreras seremos un problema más".

Pese a que confió en que en las próximas semanas se adoptarán los mecanismos financieros que permitirán la titulización (emisiones de deuda) del déficit, dijo que, en el actual contexto, no le extraña que sus "colegas" frenen sus inversiones, en clara referencia al recorte inversor anunciado por eléctricas como Endesa.

Defendió el papel tractor de la economía que pueden jugar las eléctricas mediante la generación de empleo y subrayó que para ello hay que buscar el camino que les permita atraer capital, algo que resulta complicado cuando las cuentas de una compañía como Iberdrola soportan 6.000 millones de euros en concepto de déficit de tarifa.

Advirtió de que las empresas no tienen "un cajón lleno de billetes" y señaló que de persistir el déficit, no serán capaces de captar financiación para acometer las inversiones en infraestructuras energéticas que necesita España.

Preguntado por el hecho de que la italiana Enel vaya a controlar en solitario Endesa, Sánchez Galán aseguró que no será él el que ponga trabas a la posibilidad de que una empresa compre o no a otra.

No obstante, en "términos generales", subrayó que si un país como España, octava potencia económica, quiere ser "alguien en el mundo", debe procurar que sus empresas estén también entre las ocho mejores del mundo porque si no, "no pintaremos nada".

"España no puede ser un país de transformación en manos de terceros", aseveró Sánchez Galán, que reconoció que habrá sectores en los que las compañías españolas no podrán estar entre las ocho mejores porque "llegamos tarde".

El presidente de Iberdrola apuntó que España tiene la oportunidad de cambiar el modelo económico y opinó que el nuevo modelo debería estar basado en el crecimiento de la economía real y no en proyectos especulativos que sólo buscan rentabilidades a corto plazo.

En este sentido, abogó por avanzar en la liberalización y la internacionalización de las empresas españolas y señaló que el futuro pasa por la realización de "grandes proyectos de centrales de generación limpia y de infraestructuras de redes" que generarán gran volumen de empleo directo e indirecto.

El sector "puede ser una potente palanca" para impulsar la recuperación económica y la creación de empleo, insistió Sánchez Galán, que dijo que los gobiernos del entorno de España están tomando medidas para fomentar las inversiones en nuevas infraestructuras, lo que en España pasa por la eliminación de "incertidumbres" regulatorias.

Sánchez Galán recordó que la compañía tiene previsto invertir este año unos 4.200 millones de euros en los países en los que opera y apuntó que cuenta con una liquidez de 9.000 millones que asegura sus proyectos de los próximos dos años.