REE propone la interconexión soterrada con Francia paralela a la AP-7 y el AVE

GIRONA, 26 (EUROPA PRESS) El delegado de Red Eléctrica de España (REE) en Catalunya, Lluís Pinós, explicó hoy a los alcaldes de los pueblos afectados por la interconexión eléctrica entre España y Francia por Girona que la propuesta con menor impacto ambiental es la que utiliza los corredores ya existentes de la autopista AP-7 y el AVE. REE ha presentado al Gobierno diferentes propuestas, pero apuesta por el trazado que pasaría por los municipos de Santa Llogaia, Llers y La Jonquera. La propuesta contempla que este tramo se instalará soterrado en una zanja, mientras que para el tramo pirenaico, desde La Jonquera hasta Francia (finaliza en Baixàs), propone un túnel paralelo al del AVE. El tramo de zanja entre Santa Llogaia y La Jonquera tendrá, según Pinós, dos metros de profundidad y 13 de ancho. Dentro de la zanja de estos 13 metros, donde no se podrá construir ni plantar nada, habrá dos zanjas más, de dos metros cada una y separadas entre sí cinco metros. Estas obras se harán a lo largo de unos 30 kilómetros. Pinós aseguró que en este documento inicial del proyecto de interconexión "se ha tenido muy en cuenta el impacto ambiental de las obras en el territorio", y que, además, se ha trabajado contemplando con máxima atención los espacios protegidos. Y es que todo el Pirineo está protegido, excepto una pequeña franja --la que ocupan la AP-7 y la N-II--, por lo que reiteró: "Usaremos estas vías para evitar al máximo las zonas protegidas". REE no pudo concretar aún el coste de estas obras, ya que tienen muchas incógnitas abiertas. Pinós explicó que falta especificar "cuál será el número de cables por circuito, qué tamaño deberá tener el túnel o cuál será la tecnología usada finalmente en las estaciones conversoras". Lo que sí aseguró el delegado de REE en Catalunya es que "hacer la línea soterrada multiplica su coste más de diez veces". Este documento inicial será ahora valorado por el Gobierno, que definirá el corredor final. REE espera tener conclusiones definitivas antes del 31 de diciembre de 2010, para empezar a redactar el proyecto de ejecución de las obras.