La Policía de Uruguay patrulla en la frontera con Brasil ante un eventual traspaso de los "sin tierra"

  • Montevideo, 7 abr (EFE).- Una docena de efectivos de la Policía del Departamento de Cerro Largo, en el este de Uruguay, patrulla la frontera con Brasil ante la presencia de militantes del Movimiento Sin Tierra en las cercanías del límite de los dos países, en territorio brasileño.

La Policía de Uruguay patrulla en la frontera con Brasil ante un eventual traspaso de los "sin tierra"

La Policía de Uruguay patrulla en la frontera con Brasil ante un eventual traspaso de los "sin tierra"

Montevideo, 7 abr (EFE).- Una docena de efectivos de la Policía del Departamento de Cerro Largo, en el este de Uruguay, patrulla la frontera con Brasil ante la presencia de militantes del Movimiento Sin Tierra en las cercanías del límite de los dos países, en territorio brasileño.

En declaraciones a radio El Espectador, el jefe de policía de Cerro Largo, Carlos María Toscanini, afirmó que doce agentes vigilan la frontera para evitar posibles incursiones en territorio uruguayo de miembros de este grupo, que en Brasil es protagonista desde hace años de ocupaciones ilegales de ranchos y tierras rurales privadas.

Según el responsable policial, hay cerca de 150 "sin tierra", como se les denomina a uno y otro lado de la frontera, a unos 20 kilómetros de Uruguay y tanto las autoridades de este país como las brasileñas han establecido dispositivos de vigilancia las 24 horas del día.

Los dueños de algunas de las estancias y ranchos de Cerro Largo fronterizos con Brasil también han contratado servicios de vigilancia privados que se suman a los policías desplegados en un tramo de 60 kilómetros de frontera donde podrían producirse las incursiones.

El Movimiento Sin Tierra surgió en 1985 en la localidad brasileña de Curitiba, en el estado de Paraná, para reclamar una reforma agraria y no cuenta con relaciones aparentes con grupos políticos o sindicales.

Su modo de actuar suele ser similar: rompen con cizallas las alambradas de los ranchos y se instalan en las estancias, donde aprovechan para consumir las reses que allí pastan, hasta que son desalojados por las fuerzas del orden público.

Con estas acciones en Brasil han obtenido en algunos casos prerrogativas en forma de terreno o dinero para la compra de las parcelas.

En otras declaraciones al diario digital Observa, Toscanini subrayó que "la cosa está tranquila" e insistió en que las autoridades "están en alerta", por lo que no se debe alarmar a la población.

La alerta ya se siente en toda la frontera, según indicaron los medios de comunicación uruguayos, pues hay algún grupo de "sin tierra" que estaría acampado a menos de diez kilómetros de la localidad uruguaya de Yaguarón.

Sin embargo, según Toscanini, los "sin tierra" no traspasarán el límite territorial, pues siempre fueron "muy respetuosos" con la jurisdicción, agregó.