Uruguay refrendó la Ley de Caducidad con pleno convencimiento, dice Mercedes Vigil

  • Montevideo, 16 abr (EFE).- El pueblo uruguayo refrendó la Ley de Caducidad que dejó sin juicio a los responsables de la dictadura porque estaba "de acuerdo" y "no por miedo", aseguró la escritora Mercedes Vigil con ocasión del vigésimo aniversario de esa votación que se cumple hoy.

Uruguay refrendó la Ley de Caducidad con pleno convencimiento, dice Mercedes Vigil

Uruguay refrendó la Ley de Caducidad con pleno convencimiento, dice Mercedes Vigil

Montevideo, 16 abr (EFE).- El pueblo uruguayo refrendó la Ley de Caducidad que dejó sin juicio a los responsables de la dictadura porque estaba "de acuerdo" y "no por miedo", aseguró la escritora Mercedes Vigil con ocasión del vigésimo aniversario de esa votación que se cumple hoy.

"Los uruguayos en la década de los ochenta tenían muy claro que no querían la dictadura, pero tampoco querían guerrilla de izquierdas. Eso estaba clarísimo, por más que ahora escriban otra cosa", dijo Vigil en una entrevista a Efe.

Autora de ocho novelas que la han convertido en una de las figuras literarias contemporáneas más importantes de Uruguay, Vigil presentará el 5 de mayo su nueva obra, "Hijas de la Providencia", que incluye 18 biografías noveladas de mujeres que "nacieron a destiempo", afirmó.

Tras subrayar su condición de escritora de "novelas históricas", Vigil dijo sentirse "molesta" por la "vista hemipléjica de la historia" y apostilló: "ni la historia es la que nos contaban los militares ni es la que nos cuentan ahora pagada por el Gobierno".

"No puede ser que actores de la guerrilla tupamara estén decidiendo y pagando para hacer libros que cuenten la historia en nuestros liceos", manifestó.

En este sentido, subrayó que está "convencida" de que los ciudadanos refrendaron el 16 de abril de 1989 la Ley de Caducidad porque estaban "de acuerdo" con esta norma aprobada por el Parlamento uruguayo en 1986 y que impidió juzgar a militares, policías y civiles involucrados en violaciones de derechos humanos cometidas durante la dictadura (1973-1985).

El aniversario del plebiscito en el que se ratificó la citada ley se conmemora en medio de las demandas de sectores sociales y políticos de izquierda para la anulación de esa normativa.

Ya se han reunido las 255.000 firmas necesarias para convocar un nuevo referendo en octubre próximo, en coincidencia con las elecciones nacionales. La Corte Electoral deberá evaluar ahora esas rúbricas.

Además, el pasado febrero, la Asamblea General uruguaya entregó a la Suprema Corte de Justicia su dictamen a favor de declarar inconstitucional esta ley, después de que el Gobierno del izquierdista Frente Amplio manifestara su apoyo.

"No podemos seguir plebiscitando las cosas cada quince años para ver si el resultado nos favorece", opinó Vigil, autora de novelas como "El mago de Toledo" o "Cuando sopla el hamsin", las más vendidas en Uruguay en 2005 y 2006, respectivamente.

Según la escritora, nacida en Montevideo en 1957, "se salió como pudimos (de la dictadura)" y ha pasado "tanto tiempo (...) que nos hemos olvidado de que nos conformábamos sólo con la democracia".

Vigil consideró que "los pueblos no pueden juzgar los hechos, y menos las leyes, separándose de las circunstancias" en que se produjeron.

"Es muy fácil ahora, en el año 2009, donde la democracia parece firme, crecida, decir que en el 85 se debieron hacer cosas que no se podían hacer, que nadie pudo hacer", agregó.

Según Vigil, "España no hubiera ingresado en la Comunidad Económica Europea y no sería lo que es si no se hubiera puesto sobre los hombros el pasado y no hubiera mirado para delante", lo cual no significa -dijo- olvidarse "de los que quedaron en el camino".

La escritora, que en su última novela, "La otra María", aborda la Guerra Civil de España, no quiso opinar sobre la Ley de Memoria Histórica española, pero subrayó que el franquismo tuvo una "connotación distinta" a las dictaduras latinoamericanas coetáneas.

Vigil dijo rechazar "de pleno" el "maniqueísmo que viene reinando en la región y en el mundo en los últimos cincuenta años" y advirtió de que "los pueblos que no equilibran la valoración de sus héroes y sus villanos corren el riesgo de volver a repetir el mismo ciclo".