El Fondo Mundial contra el Sida reclama que la crisis no reduzca el compromiso de los países donantes

CÁCERES, 31 (EUROPA PRESS) Responsables del Fondo Mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria destacaron hoy la importancia de que los países donantes sigan manteniendo sus compromisos con este órgano a pesar de la crisis, para que no se retrocedan las políticas sanitarias alcanzadas. En esta idea coincidieron los representantes del fondo en una rueda de prensa que se celebró hoy en el marco de la reunión de revisiones y aportaciones del Fondo que tiene lugar durante estos días en el Complejo Cultural San Francisco de Cáceres, y en el que se analizaron los logros obtenidos hasta el momento. En la comparecencia estuvieron presentes el director del Fondo Mundial, Michel Kazatchkine; la secretaria de Estado de Cooperación Internacional del Gobierno de España, Soraya Rodríguez; el secretario de Cooperación de Francia, Alain Joyandet; el ministro de Salud de Nigeria, Babatunde Osotimehin, y su homólogo de Burkina Faso, Seydou Bouda. La primera en tomar el turno de palabra fue Soraya Rodríguez, quien destacó que "a pesar de la situación económica, el gobierno no va a dar un paso atrás con el compromiso" establecido con el Fondo, para el que, en 2009, se aumentará la inversión de los 200 millones de dólares anuales hasta el momento, hasta un total de 213 millones, según indicó. En la misma línea se expresó el secretario de Cooperación de Francia, quien aseguró que el país galo quiere poner de manifiesto el compromiso renovado con el fondo, del que es el "primer país europeo en cuanto a inversiones", un compromiso que van a "cumplir hasta el final", afirmó. Además, el director del fondo señaló, a preguntas de los periodistas, que no consta hasta el momento que ningún país haya cancelado sus compromisos para 2008-2010, sino más bien "al contrario", puesto que se han incorporado nuevos donantes, entre los que citó países como Corea del Sur o Qatar. RESULTADOS HASTA 2008 En cuanto a los resultados obtenidos hasta el momento, el Fondo Mundial ha apoyado programas integrales de prevención, tratamiento y cuidado de las tres pandemias del siglo XXI, que son el SIDA, la malaria y la tuberculosis, en 137 países. Así, se han llevado a cabo inversiones por valor de 7.200 millones de dólares, llegando, en diciembre de 2008, a 3,5 millones de personas "que de otro modo se habrían enfrentado a una muerte segura", explicó Soraya Rodríguez, quien comparó esta cifra con "70 campos de fútbol llenos de gente que vive". Estos resultados, agregó, representan entre un tercio y la mitad de los objetivos internacionales de 2008, unos resultados que la secretaria de Estado calificó de "exitosos" y que, según indicó, "han causado impactos claramente positivos en los objetivos esperados". No obstante, aseveró, que "quedan muchos retos por conseguir" por lo que, durante el congreso, también se realizará una revisión para "ver lo que falta", añadió. Entre los resultados más señalados, Rodríguez destacó el descenso que se está produciendo por primera vez en la mortalidad entre adultos en edad activa gracias a los programas de tratamiento del VIH, apoyados por el fondo, así como el aumento de la cobertura de los tratamientos de tuberculosis que ha tenido como resultado un descenso de la mortalidad y ha contribuido a reducir la incidencia de la tuberculosis a nivel mundial. Además, en los países donde existe una prevención y tratamiento eficaz, los casos de malaria y las muertes se han visto reducidos en un 50 por ciento o más. Todas estas inversiones han contribuido a acelerar el avance hacia la consecución de los Objetivos e Desarrollo del Milenio para 2015, entre los que se encuentran los de reducir la mortalidad infantil en un 50 por ciento y cambiar la incidencia de la malaria y la tuberculosis. DÉFICIT DE 5.000 MILLONES DE EUROS Por su parte, el director del fondo recalcó que los países donantes han comprometido 10.000 millones de euros, pero "hacen falta al menos 13.500 millones", lo que supone un déficit de entre 4.000 y 5.000 millones entre los recursos que dispone el Fondo y la demanda que llega desde los países. "Es un reto para la comunidad internacional el responder a la demanda de estos países, que están siendo además afectados seriamente por la crisis", agregó Michel Kazatchkine, quien afirmó que "la crisis afecta a toda Europa y a EEUU, pero afecta más todavía a los países en desarrollo y sitúa a 40 millones de personas en los países africanos que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza". En este sentido, Soraya Rodríguez indicó que "España está comprometida a hacer los esfuerzos necesarios para solucionar las deficiencias, pero siempre en acuerdo con los demás países donantes", mientras el francés Alain Joyandet apostó por "pasar de una contribución voluntaria (que es la que se realiza ahora) a un mecanismo para afianzar unos recursos mayores frente a la magnitud del problema mundial". "LLAMAMIENTO RENOVADO" Por su parte, los ministros de salud de Nigeria y Burkina Faso coincideron en hacer un llamamiento renovado para mantener los esfuerzos "que son necesarios para que los países beneficiarios puedan seguir luchando y alcancen un mejor estado de salud", inquirió Seydou Bouda, quien indicó que "los resultados tangibles obtenidos podrían desmoronarse si los esfuerzos retrocediesen". Finalmente, Babatunde Osotimehin quiso resaltar el "estímulo" que el Fondo Munidal ha dado a los países para "reestructurar sus sistemas sanitarios". Así, afirmó el ministro de Burkina Faso, que han "aprendido a gestionar las ayudas" tomando medidas correctoras para abordar las inherentes debilidades de los sistemas sanitarios. Cabe recordar que el Fondo Mundial de Lucha contra el SIDA, la Tuberculosis y la Malaria se fundó en 2002 como una herramienta fundamental para que la comunidad internacional se asegurara del uso efectivo del aumento de recursos y de su traducción en mejores servicios de salud, en sistemas de salud más sólidos y en vidas salvadas en los países en desarrollo y con ingresos medios de todo el mundo.