El Gobierno y los laboratorios controlarán el ingreso de efedrina en Chile

  • Santiago de Chile, 25 mar (EFE).- El Gobierno chileno y los laboratorios controlarán el ingreso al país de efedrina, una sustancia usada en la fabricación de drogas sintéticas, ante los recientes decomisos de cargamentos de ese precursor químico.

El Gobierno y los laboratorios controlarán el ingreso de efedrina en Chile

El Gobierno y los laboratorios controlarán el ingreso de efedrina en Chile

Santiago de Chile, 25 mar (EFE).- El Gobierno chileno y los laboratorios controlarán el ingreso al país de efedrina, una sustancia usada en la fabricación de drogas sintéticas, ante los recientes decomisos de cargamentos de ese precursor químico.

"Vamos a controlar la importación, de modo que las cantidades de efedrina que ingresen a Chile sean exclusivamente aquellas cantidades necesarias para producir medicamentos", anunció hoy el ministro del Interior en funciones, Patricio Rosende.

Rosende se reunió en el palacio presidencial de La Moneda, en Santiago, con los representantes de los laboratorios chilenos y extranjeros, con los que acordó adoptar medidas concretas que impidan el uso ilegal de la efedrina, base de la metanfetamina.

María Angélica Sánchez, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos (Asilfa), que aglutina a las empresas chilenas, explicó que la industria está "altamente regulada" por las autoridades del país.

"La idea es ver aquellas importaciones que se desvían y no van a nuestra industria", explicó Sánchez, quien añadió que por el momento no se contempla sustituir la efedrina por otra sustancia en la elaboración de descongestionantes o antigripales.

La policía chilena decomisó este lunes más de una tonelada de efedrina en un laboratorio de Santiago dedicado a la venta de productos naturales y ese mismo día se incautó de otros 75 kilos de esa sustancia en un barco anclado en el puerto de Valparaíso.

Al parecer, en ambos casos el destino del cargamento era México, país de donde proceden los tres ciudadanos que fueron detenidos el pasado 11 de marzo en el aeropuerto de Santiago cuando intentaban sacar del país cien kilos de esa sustancia.

Estos decomisos han suscitado la preocupación del Gobierno chileno, que ha reforzado las tareas de vigilancia en las fronteras y los puertos del país ante el temor de que Chile se convierta en una plataforma para el traslado de esa sustancia.