La Asociación para el Autociudado pide a administraciones y médicos que valoren los EFP y los vean "como un aliado"

Defiende el papel del farmacéutico como profesional sanitario y rechaza los intereses privados de las corrientes liberalizadoras

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación para el Autocuidado de la Salud (Anefp), Rafael García Gutiérrez, instó hoy a las distintas administraciones sanitarias a que valoren y fomenten las ventajas que los medicamentos publicitarios --Especialidades Farmacéuticas Publicitarias (EFP)-- pueden reportar para la sostenibilidad del sistema sanitario, toda vez que recomendó a la profesión médica a que vea en estos fármacos no sujetos a prescripción médica "a un aliado" a la hora de tratar a pacientes con verdaderos problemas, liberando así sus consultas de personas que realmente acuden por procesos leves o banales.

Durante una charla-coloquio celebrada en Sevilla sobre la importancia del autocuidado en la sociedad, enmarcada en el XXX aniversario de la Anefp, García Gutiérrez reprochó el exceso de celo que, a su juicio, han fomentado tradicionalmente las distintas administraciones en la creencia "errónea" de que la industria farmacéutica "parece que quiere engañar a los ciudadanos".

En su opinión, esta "sobreprotección y paternalismo" ha provocado, por parte de los distintos Gobiernos, "justificaciones erróneas, como que los medicamentos publicitarios son de baja utilidad terapéutica". Por ello, defendió la "responsabilidad" que tiene en este momento las administraciones para "prestigiar" estos fármacos.

En cuanto al papel del médico, como agente prescriptor que es, pidió igualmente que no vea a las EFP como una suerte de "pérdida de su soberanía", sino junto lo contrario, como un elemento que le va a ayudar a atender a enfermos más graves y no ya tanto a personas sanas que, de forma puntual, acuden a la consulta porque tienen un catarro.

De hecho, aludió a recientes estudios que sostienen que, si se indicasen como EFP sólo el 5 por ciento de los fármacos que, en la actualidad, se prescriben por lo público para procesos menores, "estaríamos ahorrando al año unos 1.250 millones de euros, además de que cada médico de la Seguridad Social tendrá 22 hora al año libres para destinarlas a pacientes con problemas graves".

Respecto al papel que las EFP pueden jugar en la sostenibilidad del sistema, tema que enlazó con la co-responsabilidad de las personas como consumidoras de recursos, explicó que "cada consumidor debe de darse cuenta de que los recursos para atender la salud son limitados, mientras que la demanda no para de crecer".

Así, defendió que un mejor aprovechamiento de esos recursos debería pasar, a su juicio, por "no medicalizar tanto la sanidad pública" para atender procesos banales, aprovechando así esos recursos en otros necesidades mayores. "Si incrementamos los recursos para atender síntomas menores, como un simple catarro, luego nos faltarán recursos para crear por ejemplo residencias de ancianos", ejemplificó.

PAPEL DEL FARMACÉUTICO

Por su parte, el presidente del Colegio de Farmacéuticos de Sevilla, Manuel Pérez, sostuvo que las EFP "no dejan de ser medicamentos pese a que lleven la palabra publicitarios", algo en lo que tanto el sector farmacéutico como la propia Anefp coincidieron en advertir del flaco favor que dicho término viene acarreando a este tipo de medicamentos no sujetos a prescripción médica.

En su opinión, este tipo de fármacos "también tienen su sitio en el mercado, pese a que su cuota cayó un 3,1 por ciento el pasado año debido a la crisis", por lo que abogó en todo momento por una co-existencia pacífica de EFP y fármacos financiados por la sanidad pública.

Pérez, quien quiso dejar claro en todo momento que debe de hacerse un uso "responsable y racional" de los medicamentos, defendió por otra parte que el único lugar donde deben de dispensarse los medicamentos es en las oficinas de farmacias, en alusión a las corrientes 'liberalizadoras' "de aquellos que quieren sacar los fármacos de las farmacias para ganar más dinero".

A este respecto, García Gutiérrez advirtió de que los defensores de que los fármacos puedan adquirirse fuera de las farmacias "no buscan ya tanto el que puedan venderlos en grandes superficies, como el que puedan tener una farmacia dentro de su superficie".

PROPIEDAD DE LAS FARMACIAS Y EXCESO DE MEDICALIZACIÓN

Así, alertó de que "no buscan los 600 millones de euros anuales que suponen los EFP, sino los 16.000 millones de euros anuales que genera todo el sector, por eso presionan en Bruselas contra la propiedad y titularidad de las farmacias".

Por su parte, el representante de Semergen-Sevilla José Angel Blanco lamentó el "exceso de medicalización" en el que la sociedad española en su conjunto se ha instalado, extremo que, a su juicio, responde al hecho de que "se ha vendido a la población que todas las dolencias se curan con medicinas y eso no es verdad", afirmó.

En cuanto a la sostenibilidad del sistema sanitario, recordó que "se ha hablado mucho del copago", si bien coincidió con el resto de ponentes en que una de las posibles soluciones sería el "no financiar" aquellos medicamentos que sólo cubren procesos banales.

Por su parte, la directora general de Planificación y Financiación Farmacéutica de la Consejería de Salud, Celia Gómez, defendió que el proteccionismo actual de las administraciones se debe a que "así lo reflejan las leyes", valoró el papel del farmacéutico como "indicador --no prescriptor-- de medicamentos" y admitió la "brecha" que aún existe en cuanto "a los problemas de comprensión que los prospectos de publicidad generan entre la población", una laguna que "cubre el farmacéutico", valoró.

De igual modo, admitió el "exceso de medicalización" en el que se ha instalado la sociedad debido a que los ciudadanos "no sólo quieren ya que se les trate y cuide rápido, sino que salga del centro sanitario con un tratamiento debajo del brazo".

Por su parte, el miembro de la Unión de Consumidores UCE-UCA José Carlos Cutiño defendió el control de la publicidad como un elemento garante de los derechos de los consumidores,