Los farmacéuticos defienden la objeción de conciencia y señalan que el servicio de la píldora poscoital será "el que debe ser"

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Pedro Capilla, señaló hoy en declaraciones a Europa Press que defiende la objeción de conciencia en la dispensación de la píldora poscoital sin receta, ya que considera que es "un derecho de cualquier ciudadano ante la ley", y destacó que el servicio farmacéutico que se hará de este medicamento al final será "el que debe ser".

Capilla apuntó que, desde el punto de vista del servicio sanitario, el consejo siempre se ha declarado apolítico y aconfesional, "puesto que los farmacéuticos son de todo tipo de religiones y vienen de sociedades distintas", y añadió que colabora con los gobiernos que el pueblo español escoge, "sin valorar si gustan o no". La ministra de Sanidad y Política Social, Trinidad Jiménez, anunció hoy que la píldora poscoital se venderá sin receta en farmacias dentro de tres meses.

El presidente del Consejo señaló que para tratar y democratizar las cuestiones hay que tratar el asunto primero. "Nos sentaremos con el Ministerio para sacar la mejor solución para la cuestión social, hasta ahora no hemos defraudado a nadie", dijo.

En este sentido, Capilla destacó que "desde un punto de vista sanitario, se va a hacer lo posible para que las personas sigan confiando en la farmacia, como han confiado hasta ahora, así como en la capacidad de consejo del farmacéutico".

Asimismo, desde el punto de vista sanitario, señaló que habrá que ver los pequeños o grandes matices farmacológicos. "En cuestión de asesoramiento, habrá que respaldar a las farmacias en su capacidad profesional para que en un momento dado se llegue a posponer o hacer aquello que conviene más a la sociedad", explicó.

El presidente no quiso profundizar en la cuestión, ya que considera que antes de valorar el asunto hay que observar los matices que harán viable la legislación. "Algo que está con receta y pasa a estar sin receta ha de cambiar su dimensión legal", precisó y concluyó que "en estos tres meses se hablará de los aspectos necesarios para poder dar una solución sanitaria adecuada".